Una persona puede pasar durante horas enfocada en el trabajo, en un elemental uso de su memoria, generando proteínas para de esta manera fomentar los recuerdos entre sus neuronas, ya que sin este tipo de procesos orgánicos no hay recuerdos a largo plazo. 

Pero es allí en donde se evalúa que no todos los recuerdos poseen las mismas características, que no todos son iguales, ya que las memorias de lo que sería un hermoso recorrido familiar, no tendría un daño permanente, contrario a lo que sucede después de un incidente traumático, bien sea un accidente de auto, los recuerdos pasan a ser denominados como una  fuente de angustia o, como lo denominan los psicólogos, "recuerdos intrusivos", este proceso de creación de este tipo de memorias es un elemento importante para los científicos para conocer y aliviar aliviar los síntomas del trauma a las víctimas.

 

 

 

La mayoría de problemas de salud mental provienen de los recuerdos intrusivos, generados por un episodio traumático, el punto clínico es, como se puede afrontar estas situaciones.

En una investigación publicada por la revista Psiquiatría Molecular, dio una  mirada única para interrumpir la forma en que se forman los recuerdos vivos, ya que aquellas víctimas de accidentes automovilísticos que jugaron Tetris `por un lapso de seis horas después del incidente y que reportaron tener menos recuerdos intrusivos una semana luego de la experiencia.

Aquellos recuerdos sensoriales que quedan después del trauma son, en principio de corte visual, ya que los sucesos registrados durante un accidente, utiliza los mismos procesos cerebrales que lleva a cabo el Tetris, ya que posee una cantidad igual de importante de registros visuales y absorbentes, todo son símbolos, no hay texto y en tu mente ves cómo bajan los bloques, esto por lo general requiere de una importante atención visual y constante  trabajo de memoria para lograr posicionar los bloques. 

El estudio contó con el análisis de 71 pacientes que que pasaron por temas de accidentes de auto y que terminaron en el departamento de emergencias del Hospital John Radcliffe de Oxford, se dió la opción a la mitad de los pacientes de jugar al Tetris con una Nintendo DS, en partidas de 20 minutos, con descansos de diez o más minutos. 

Después del estudio los investigadores se aseguraron de que que los jugadores supieran cómo se llevaba realmente el juego, alentandolos a que aprovechen sus imágenes mentales, ya que este juego ofrece características que no serían tan fácil de ubicar en otros juegos, mientras tanto otros pacientes desarrollaban otro tipo de juegos y acertijos.

Los pacientes que jugaron al Tetris después del accidente reportaron tener un promedio de nueve memorias intrusivas, un 62 por ciento menos que jugaron otras cosas, esto cada que un paciente tenía una memoria intrusiva, lo dejaba registrado en el papel. 

El Tetris, hace recuerdos borrosos, la mente se concentra menos en ese tipo de eventos, lo que es crucial para los recuerdos intrusivos, que vuelven a la mente porque son "demasiado vivos", aunque es una idea de terapia prometedora, lo realmente interesante, es todo aquello que genera durante el proceso. 

Esta sería una forma de liberación de la mente en momentos en los que la persona no tendría otra opción que sentirse baja de nota, sin embargo esta sería una investigación que con la validación de determinado tiempo de estudio podría convertirse en una buena terapia médica. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios