Un comisario inspector y otros seis policías de las localidades bonaerenses de Avellaneda y Llavallol fueron detenidos hoy acusados de explotar sexualmente a prostitutas y travestis, y en su poder se encontraron armas ilegales y droga lista para vender, informaron fuentes de la investigación.

En tanto, otro jefe policial que se sospecha que está involucrado en la investigación permanecía prófugo esta tarde luego de que los investigadores no pudieron ubicarlo ni en su lugar de trabajo ni en su casa. 

Las capturas se lograron durante una serie de allanamientos que realizaron efectivos de la "Unidad Inteligencia Buenos Aires Sur" de Gendarmería Nacional (GN), con la colaboración de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Los operativos fueron ordenados por el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena a pedido del fiscal Sergio Molas, indicaron los voceros consultados.

Los detenidos son el comisario inspector Nicolás Félix Breglia, el subcomisario Patricio Miguel Kearny Herrera (ambos del Comando de Patrullas de Avellaneda), el subcomisario Javier Alejandro Caffarena (jefe de la seccional de Llavallol), el teniente primero Jorge Abel Virreira y los oficiales César Pérez (jefe de calle de Llavallol), Braian Fabián Robledo (de Llavallol) y la oficial principal Claudia Yamila Ferrando (de Avellaneda).

Fuentes de la investigación informaron a Télam que en el domicilio de Breglia, que hasta marzo último se desempeñó en Llavallol, se secuestraron dos autos, tres motos, un cuatriciclo, dinero en efectivo (tanto pesos como dólares), computadoras, una pistola y municiones de escopeta.

En tanto, a Kearny Herrera lo detuvieron tras hallarle gran cantidad de armas ilegales, entre ellas una ametralladora.

El juez también ordenó allanar la seccional cuarta de Lomas de Zamora, situada en Llavallol, y debajo del escritorio de Virreira, los gendarmes encontraron un maletín con dos pistolas calibre 9 milímetros con la numeración limada.

En tanto, en la vivienda de este policía se secuestró dinero en efectivo y su arma reglamentaria.

Los operativos continuaron en la casa de la oficial Ferrando, donde los gendarmes se incautaron de 100.000 pesos en efectivo, alrededor de 50 dosis de paco listas para ser comercializadas, una bolsa de cocaína fraccionada, armas, cargadores, municiones y teléfonos. 

También se allanaron los domicilios de los subcomisarios Raúl Alberto Gauna y Maximiliano Daniel Oviedo, donde se secuestraron celulares y en el primero una pistola sin documentación, y si bien no fueron detenidos, quedaron desafectados de la fuerza.

La misma medida dispuso Asuntos Internos para los cuatro policías que hasta ahora quedaron apresados en el marco de la investigación.

Según las fuentes consultadas, la orden de captura dictada por el juez Villena también incluía al comisario Héctor Coquean de la Jefatura Distrital de Ezeiza, que fue jefe de calle en Llavallol en 2015, pero hasta esta tarde no había sido detenido.

Esta causa se inició hace ocho meses por la supuesta explotación de prostitutas y travestis por parte de efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires y ya hubo detenciones de narcotraficantes paraguayos a los que aparentemente los efectivos protegían.

Tras el análisis de comunicaciones y tareas de seguimientos, el juez Villena ordenó la realización de varios allanamientos, entre ellos las oficinas de la comisaría de Llavallol y los domicilios de los efectivos sospechosos.

En las próximas horas, el magistrado y el fiscal Sergio Mola, ambos del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, indagarán a los detenidos, quienes están imputados de “explotación sexual con fines de lucro”.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios