La música sonaba fuerte y el tradicional grito de "vivan los novios" no dejaba dudas de que se trataba de un casamiento feliz. Pero de repente, el flamante esposo comenzó a pelearse con su cuñado y esto desató un gran conflicto familiar. La fiesta se cortó de manera abrupta y, en plena calle, la Policía intentó poner orden sin demasiado éxito, hasta que tuvo que usar balas de goma para calmar la situación.

Según publicó el diario LM Neuquén, Misael Pérez afirmó que fue en medio de una discusión familiar, en la calle, que la Policía actuó violentamente "sin justificación". "Se bajaron con escopetas y palos, un policía le pegó en la cara a mi hermana de 15 años y también a mis hermanos de 13 y 14. Me quedaron las marcas de las esposas y de las manos cuando me ahorcaban", relató el joven, quien asegura que junto con sus hermanos, menores de edad, recibió una brutal golpiza por parte de la Policía en el barrio Don Bosco III, registrada en la fiscalía.

Pérez afirmó que fueron 11 los policías de la Comisaría 41ª que llegaron a la esquina de Remigio Bosch y Tupungato para intervenir en la pelea familiar. "Bajaron de los móviles y nos comenzaron a pegar piñas y patadas y con los palos, hasta tiraron balas de goma", dijo.

El hermano mayor, de 27 años, se encontraba en la vereda discutiendo con su cuñado. Cerca de la 1 de la mañana llegaron dos móviles policiales y, sin mediar palabra, los efectivos bajaron exhibiendo sus armas y comenzaron a golpearlos, según denunciaron los implicados.

Ante la intervención de la Policía, el cuñado se fue del lugar y los hermanos menores, que salieron de la vivienda para ver qué sucedía, sufrieron el accionar policial.

Pérez aseguró a LM Neuquén que, por ser de Mendoza, los policías lo discriminaron y le dijeron "que se vuelva a su país", creyendo que era chileno.

La situación se tranquilizó cuando llegaron otros dos patrulleros y los oficiales ordenaron una ronda de reconocimiento entre los policías para señalar al que había comenzado la golpiza.

Al lugar también llegó una ambulancia del SIEN, aunque el joven afirmó que se negaron a asistirlos. "¿Qué clase de policías estamos teniendo? Se supone que tienen que estar al servicio del pueblo, no matar al pueblo", se quejó.

La versión de la policía

La Policía brindó una versión bastante diferente a la que relataron los miembros de la familia Pérez. El comisario Gustavo Arcidiago aseguró que "fue un enfrentamiento entre dos bandos que se unieron cuando llegó el primer móvil". El coordinador de Delitos explicó que "un vecino llamó al teléfono de la cuadrícula" y que cuando comenzaron a pegarles a los policías, pidieron refuerzos. "Eran unas 15 personas que continuaron atacando a los empleados" y por eso tuvieron que utilizar las escopetas con balas de goma "para disuadirlos". Hubo dos policías heridos en el procedimiento.
 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios