En las últimas horas detuvieron a Víctor Stinfale, el mediático abogado acusado de estar detrás de la venta de un agua mineral y energizantes en la trágica fiesta de música electrónica de Costa Salguero.

En los últimos años, Stinfale defendió famosos, entre ellos Moria Casán cuando fue detenida en Paraguay y estuvo ligado a Diego Armando Maradona cuando el ex dt de la Selección Argentina fue a una presentación en Deportivo Riestra, auspiciado por una bebida energizante.

En sus comienzos, el abogado trabajó con delincuentes, barras bravas y asaltantes de camiones blindados. Empezó con algunos clientes como José Barrita, ex líder de la Barra de Boca y el Gordo Valor, jefe de bandas criminales que robaban bancos y camiones de caudales.

El abogado solía recibir a sus clientes en su lujosa casa de Ramos Mejía, con imágenes de Al Capone y de Marlon Brando en la película "El Padrino".

“A mi los presos me pagan con lo que tienen. No pregunto si es robado“, solía decir el letrado. Al periodista Luis Majul le afirmó que “si me da 1 millón de dólares, Hitler, ya lo defiendo”. Hasta llegó a toparse con el traficante de armas sirio, Monser Al Kassar.

Stinfale empezó a circular por el ambiente de la noche y compró empresas vinculadas a ese negocio y estuvo ligado a las fiestas electrónicas. Sus actividades no están blanqueadas, algo que remarcó el fiscal Federico Delgado, quien aseguró que fue parte del "señorío" en la organización de la Time Warp.

El letrado se presentó ante el juez federal, Sebastián Casanello, quien lo indagó y luego ordenó su detención. El abogado Mariano Cúneo Libarona lo defiende en la causa por la fiesta electrónica de Costa Salguero.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios