En tiempos de San Valentín, un joven tomó valor y se subió a un vagón de tren para pedirle casamiento a su novia ante la vista del resto de los pasajeros. “No sé si te acordás que nos conocimos acá y te lo quiero decir delante de toda esta gente”, le dijo el chico que se arrodilló para mostrarle a su pareja un anillo de casamiento.
 


 

La reacción de la novia no fue la esperada. Y causó la sorpresa del restos de los usuarios del ferrocarril. Sin dar una explicación, sin decir una palabra, la joven le entregó el ramo de flores y se marchó. Dejando de esta manera, a un hombre con el corazón roto y al resto de los pasajeros con la boca abierta del asombro. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios