Jenn Retamozo fue víctima de una realidad que se vive diariamente. Todos los días, ciento de mujeres caminan por las calles con miedo a que un hombre les haga algo. Deben callarse, apurar el paso y mirar para otro lado, cuando un hombre les susurra algo cerca del oído o les grita en voz alta aquel famoso "piropo" que de piropo no tiene nada. Solamente es acoso callejero, y debe llamarse como tal. 

A diario, las mujeres preferimos ignorar el hecho de que nos acosen. Porque sentimos miedo, pero también sentimos impotencia. Nos enfurece el hecho de que un total desconocido sienta que tiene el derecho de poder ejercer violencia sobre nosotras. El derecho de poder hablarnos de manera respectiva, de insultarnos. Por esta razón, Jenn decidió hablar por todas las mujeres y no callarse. Pero lamentablmente, las cosas terminaron mal. "Estaba volviendo de Morón y veo a este tipo que me estaba diciendo algo", comienza contando Retamozo, aclarando que el suceso tuvo lugar a las 14. "Me saco el auricular, le pregunto qué dijo y me responde 'te voy a romper el o...'".



 

Jenn decidió responderle con la misma vara: "Le dije que cierre el o... y que no tenía derecho de hablarme así. Y el tipo me dijo 'vos cerrá el orto, seguí caminando porque a vos te tengo calada'". Fue entonces cuando el agresor se abalanzó sobre la joven, quien intentó defenderse pegándole en el brazo con una bolsa llena de ropa. "Me sacó el brazo con el que me trataba de defender la cara y me pegó una piña. Me tiró al piso y me golpeé la cabeza", contó. 
 


 

"Sinceramente, sentí los nudillos en el ojo. Sentí miedo", agregó Retamozo entre lágrimas. Y aunque la policía apareció para llevarse detenido al violento, identificado como Emanuel Javier Castro, el hombre no frenó sus impulsos. "Me dijo 'yo en ocho horas salgo y te voy a matar, hija de p...'". 
 

El hombre que golpeó brutalmente a Jenn.


Luego de permanecer unas horas en la Comisaria 10, el agresor quedo libre. Y ahora Retamozo busca testimonios de mujeres que también hayan sido víctimas de él. De acuerdo a la información que pudo recolectar , Castro se mueve por la zona de Caballito adyacente a la esquina de Av. Rivadavia y La Plata y suele pedir dinero en los colectivos de las líneas 65, 112, 15 y 85. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios