El origen de los colores de la Bandera Argentina ha sido siempre motivo de discusión. En la escuela primaria, la versión más popular defiende la teoría que los colores celeste y blanco fueron inspirados al General Manuel Belgrano por nubes en el cielo. La otra versión dice que habría tomado los colores del manto de la Virgen, de quien Belgrano era muy devoto. 

Sin embargo, el relato histórico refiere a que el 27 de febrero de 1812, en Rosario, Santa Fe, frente a las Barrancas del Río Paraná, Belgrano izó por primera vez un pabellón con esos colores, pues había advertido que sus ejércitos no tenían un distintivo que los diferenciara de los españoles. Cuando Belgrano enarboló por primera vez aquel pabellón, el Triunvirato lo obligó a deshacerla.

La versión real más aceptada y ajustada la realidad política de aquella época indica que los colores de la Bandera provienen de una Orden que había fundado el Rey Carlos III, el más importante de los Borbones españoles en 1771. El monarca era devoto de la Virgen María en su advocación de la Inmaculada Concepción que tenía un manto celeste y blanco y de allí tomó los colores de su Orden. 

Belgrano adopto entonces unos colores muy conocidos en los dominios españoles y al hacerlo evitaba además que se hablara de una ruptura total por parte de los revolucionarios, puesto que eran colores de la monarquía. Más tarde le agregaría un sol incaico que constituía un símbolo americano en una divisa de origen europeo. 

Ahora bien, ¿cuáles son los colores reales de nuestra insignia? Científicos del Conicet echaron luz sobre el debate con los resultados de una investigación. Son del Centro de Química Inorgánica (Cequinor) de la Universidad Nacional de La Plata y colegas de la Universidade Federal de Juiz de Fora (Brasil), quienes analizaron espectroscópica y químicamente hebras del ejemplar más antiguo conservado en el Templo de San Francisco, de Tucumán.

 

 

Tras los estudios, los científicos determinaron que las franjas superior e inferior de la bandera son "azul ultramar", un color muy diferente al de la bandera oficial actual, que ha llegado a presentarse en tonalidades de celeste muy claro. Además, la investigación indicó que el material de la pintura usada para esta inscripción fue crocoita, un mineral de cromato de plomo.

Carlos Della Védova, investigador superior del Conicet y director del Cequinor, quien estuvo a cargo de la investigación, indicó que: "si bien ésta no es la bandera que se izó en febrero de 1812 a orillas del Paraná, hay motivos para creer que Aráoz (de Lamadrid) debe haber tomado el modelo de su creador, a quien era cercano". 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios