Una mujer, identificada como Silvia Stella Maris Romero, fue detenida por haber llevado a su hija a la cárcel donde su novio cumple condena, para que el hombre la violara. El padrastro de la víctima se encuentra preso en la Unidad Penal N°1 de Paraná, provincia de Entre Ríos, bajo una sentencia de 16 años por tres abusos sexuales. Según las fuentes oficiales, el hecho ocurrió hace dos semanas en el pabellón de atacantes sexuales.

De esta forma, el director de Restitución de Derechos del Consejo Provincial del Menor y la Familia (COPNAF), Ariel Villanueva, dictaminó que la madre de la víctima quede encarcelada por, en principios, dos meses y sea separada de sus tres hijos -dos nenas de 11 y 9 años, y un varón de 7-, quienes quedarán al cuidado de una tía. Por otro lado, el acusado será trasladado a la Unidad Penal 8 de la ciudad de Federal, al norte de la provincia entrerriana. 

En tanto, el padre biológico de la menor, quien cumple condena de 20 años de cárcel por homicidio, en el mismo penal que el abusador, había pedido en 2016 que no permitieran el ingreso de sus hijas a la celda del nuevo novio de Maris Romero, ya que conocía sus antecedentes. 

 

 

El caso, denunciado este miércoles por el COPNAF, está en manos de la fiscal Fernanda Ruffati, quien se encargará de brindar soluciones para el asunto: "Si bien la justicia es quien tendrá la última palabra, nosotros debemos tomar medidas que garanticen la investigación y la integridad física y psicológica de las personas afectadas". Además, la mujer explicó que fue la misma niña quien contó a sus familiares el aberrante abuso por parte de su padrastro. 

Desde el Servicio Penitenciario aseguran que se están llevando a cabo una serie de revisiones para "ajustar los controles" en el penal, especialmente, en relación a las visitas. Entre otras cosas, ordenaron el monitoreo a través de cámaras de seguridad de los menores que ingresarán, a partir de ahora, a los pabellones.

 

 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios