La Ruta Nacional 7 continúa cortada a la altura de la localidad de Rufino, Santa Fe. El desborde la Laguna La Picasa afecta en total más de 50 kilómetros de la calzada de la ruta.

Todo comenzó el miércoles pasado, cuando autoridades de Vialidad Nacional debieron cortar el tránsito, debido a que a la altura del kilómetro 385 se produjo una socavación muy profunda sobre el terraplén, desplazado además los guarda rails por el efecto y fuerza del agua.

Las autoridades viales continuaban con un operativo de desvío del tránsito para todo tipo de vehículos. En principio se llevaron a cabo obras de apuntalamiento y se procedió a alternar el tránsito, pero dos días más tarde el desborde de las aguas obligó al corte total para todo tipo de vehículos.

Por esa razón, los desvíos se realizan en la intersección de las rutas nacional 7 y provincial 33, a cargo de la Policía de Seguridad Vial de la provincia de Santa Fe, y sobre las rutas nacional 7 y provincial 14, ya en territorio de la provincia de Buenos Aires.

 

 

En total, la laguna en cuestión, tiene 300 kilómetros cuadrados, abarcando parte de la provincias de Santa Fe y Buenos Aires. Su cuenca es conformada por un grupo de lagunas y bañados de unos 5500 kilómetros cuadrados que también alcanza a la región sudeste de la provincia de Córdoba.

Entre sus características se destaca su bajo potencial de escurrimiento y de infiltración, ya que no tiene salida al mar y su colector final es el propio cuerpo de la laguna.

En tanto, el desborde de la laguna llevó preocupación a las autoridades del norte de Buenos Aires. El intendente de Junín, Pablo Petrecca, aseguró que la ciudad se encuentra en estado de alerta ante las inundaciones.

“Estamos en alerta y minuto a minuto, con control del agua en las lagunas de Mar Chiquita y de Gómez ya que una gota de agua que desborde ya nos afecta”, aseveró el intendente al referirse al desborde de la laguna en Santa Fe.

La Picasa deriva aguas a la laguna de Mar Chiquita, lo que podría comprometer el casco urbano juninense y las lluvias provocaron que las aguas de la laguna obstruyan la Ruta 7.

Para Petrecca, es necesario “trabajar en conjunto con todas las zonas, y ser solidarios porque el agua que uno puede tocar en una zona puede afectar a otra”, y precisó que está en contacto con el intendente de la localidad santafesina de Rufino para ello.

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios