La diabetes es una de las principales causas de muerte a nivel mundial, por otra parte la tuberculosis deja de aparecer en la lista, aclara la OMS, que presenta los cambios en sus estadísticas de acuerdo a las registradas en el 2011.

Datos generados en el 2015 con respecto a la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años fue del 43 por mil, y la de neonatos del 19 por mil, lo que supone una caída respecto al año 2000 del 44 y el 37 %, respectivamente.
De igual forma una cifra significativamente en la temática de suicidios (800.000) y la de víctimas mortales de los accidentes de tráfico: 1,25 millones.

En el sector de las enfermedades infecciosas, se dectectan 1,1 millones de muertes a causa del VIH, 1,4 por la tuberculosis y 1,3 por la hepatitis.

Las patologías cardiovasculares son el factor más grande: 17,7 millones de víctimas, de igual forma el cáncer cobró la vida de más de  8,8 millones de humanos, las dolencias respiratorias crónicas a 3,9, y la diabetes a 1,6 fueron otra de las más registradas a lo largo de año.

En todo caso la violencia a la que esta sometido el planeta a formado parte de la suma a estas cifras, en 2015 hubo 468.000 asesinatos, y cuatro quintas partes de las víctimas eran hombres. un rango positivo es que los homicidios han bajado un 19 % desde el año 2000. Japón y Luxemburgo son los países con índices más bajos de asesinato (0,3 y 0,4 por cada cien mil habitantes); y Venezuela, El Salvador y Honduras los que padecen los más elevados (51,7, 63,2 y 85,7, respectivamente). En España se presenta una tasa de 0,8 casos por cada cien mil personas.

Más de 152.000 personas fallecieron en guerras y conflictos, lo que supone el 0,3 % del nivel global, de esta manera se debe precisar que el dato no contempla los fallecimientos causados por la desnutrición, la expansión de las enfermedades o el colapso de los servicios sanitarios propios de las guerras.

Lo recomendado  es retomar los hábitos saludables para lograr prevenir el riesgo de desarrollar cualquier padecimiento, ayuda al proceso,  realizar alguna actividad física, una buena alimentación y chequearse con el médico al primer síntoma de enfermedad.

 

 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios