Oscar Lutte y Emilio Nelson Gómez, comisario y capitán de la Policía de Buenos Aires respectivamente, fueron condenados a dos años de prisión en suspenso y a cuatro de inhabilitación por armar una causa contra un remisero que en 2012 fue apresado acusado de ser violador serial. Finalmente se descubrió que el hombre era inocente, pero durante los 40 días que estuvo detenido fue abusado por otros internos.

Durante el juicio, la víctima (de nombre Carlos, de 48 años) relató el calvario sufrido: "Cada noche era algo distinto, me tiraban agua fría mientras dormía, me maltrataban, me humillaban. Cada vez que tenía que venir a San Martín a declarar, todo el viaje me golpeaban, me escupían y me insultaban. Hasta que llegó el día que quedé libre". Según el diario Clarín, en una oportunidad un preso lo obligó a practicarle sexo oral y otros compañeros de celda lo intentaron violar.

El muchacho aseguró en el juicio que: "Ya no volví a ser el mismo, tuve tres intentos de suicidio, me tuvieron que internar, hasta hoy tengo pesadillas, tengo miedo de salir a la calle, tengo pánico de ver un policía".

En el juicio que terminó la semana pasada, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Martín halló a los policías coautores mediatos del delito de "falso testimonio calificado" ya que se consideró que utilizaron a tres víctimas de abuso sexual para "armar" la causa en perjuicio del acusado. Según el fallo de los jueces Gustavo Garibaldi, María del Carmen Castro y Mónica Carreira, difundido por la agencia Télam, los acusados no irán presos porque se les aplicó una pena de ejecución condicional, pero se notificó al Ministerio de Seguridad bonaerense de la condena.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios