Daniel Lagostena se declaró inocente del crimen de su pareja Erica Soriano, la embarazada que permanece desaparecida desde agosto de 2010 en el partido bonaerense de Lanús, al ser indagado por el fiscal de la causa y seguirá detenido, informaron fuentes judiciales.

Lagostena (54), asistido por un abogado particular, declaró por casi siete horas ante el fiscal de Instrucción de Lomas de Zamora, Gerardo Loureyro, e hizo su descargo ante cada una de las nuevas evidencias que presentaron en su contra, tras lo cual, seguirá alojado en la alcaidía de Avellaneda.

Por su parte, el abogado de la familia Soriano, Marcelo Mazzeo, afirmó que está convencido de que Lagostena (54) "la mató y la hizo desaparecer" hace casi seis años a Erica (30) y que espera que en los próximos días la Justicia le dicten la prisión preventiva.

En tanto, los investigadores buscaron, aunque sin éxito, pruebas sobre el crimen en una caja de seguridad bancaria del acusado. Lagostena quedó detenido ayer en su casa del partido bonaerense de Lanús, donde residía junto a su pareja, y esta mañana fue llevado a los tribunales de Lomas de Zamora para ser indagado por el fiscal de la causa, Gerardo Loureyro.

Asistido por un abogado particular, el acusado comenzó a declarar alrededor de las 13.30 y terminó a las 20.15, aproximadamente, precisaron a Télam las fuentes judiciales. Durante la extensa indagatoria, Lagostena se declaró inocente e hizo su descargo ante cada una de las nuevas evidencias que le formularon en su contra, dijeron los informantes.

Al concluir la declaración, el imputado volvió a quedar alojado en la alcaidía de Avellaneda, dependiente del Departamento Judicial Lomas de Zamora.
Mientras se realizaba la indagatoria, detectives de la División Casos Especiales de la Policía bonaerense, por orden del juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, allanaron la sucursal del Banco Itaú ubicada en avenida Hipólito Yrigoyen 4189 de Lanús Oeste.

Fuentes policiales informaron a Télam que los efectivos inspeccionaron una caja de seguridad que Lagostena tiene allí en busca de alguna evidencia que pudiera respaldar la hipótesis de que asesinó a su pareja e hizo desaparecer el cuerpo, pero el cofre estaba vacío.

Lo que sí detectaron los pesquisas es que a partir de la desaparición de Erica y de la imputación que pesaba sobre él, Lagostena concurrió con frecuencia al banco y accedió a esa caja de seguridad y esos registros fueron secuestrados para incorporar a la causa.

"Son crímenes cometidos entre cuatro paredes pero sabemos que (Lagostena) la mató y la hizo desaparecer. Ahora hay que establecer la manera en que la mató y con qué la mató", dijo esta mañana el abogado Mazzeo al arribar a los tribunales de Lomas de Zamora.

"Es la tercera vez que se lo detiene a Lagostena y yo creo que en los próximos días se le va a dictar la prisión preventiva", indicó el letrado y aclaró que "en este caso no se encontró el objeto del delito, que es el cadáver, pero sí se encontraron muchísimos elementos de juicio, prueba indiciaria e inequívoca que acreditan la existencia del hecho y responsabilizan penalmente" al acusado.

Mazzeo reconoció que "la esperanza de encontrar a Erica con vida ha desaparecido" y explicó que "la relación de pareja era muy mala", ya que la mujer "estaba a punto de abandonarlo a él" y "ése es uno de los móviles del homicidio".

"Había consultado con un agente inmobiliario para conseguir un departamento. La perseguía, la había separado de su familia, estaba viviendo un calvario, la típica relación de un psicópata con otra persona que se sentía inferior", añadió.

Mazzeo afirmó que "hay más de una persona que no sólo ayudó a matar a Erica sino también a hacer desaparecer el cuerpo" y en ese sentido apuntó contra un sobrino de Lagostena con quien la noche de la desaparición de la mujer tuvieron un intercambio excesivo de llamadas.

Según el abogado, el sistema informático de análisis de las comunicaciones VAIC determinó que "Lagostena tenía cuatro teléfonos más" y que hubo llamadas "salientes" de su casa "cuando él dijo que no había nadie", alrededor de las 23.30 de la noche del crimen en momentos en que el imputado y Erica venían viajando del médico.

"Hubo una persona esperándolos en la casa. Se está estableciendo si son familiares o amigos de Lagostena", dijo el letrado, quien consideró que "hay bastantes elementos para pedir la detención del sobrino" ya que "puede ser una de las personas" que colaboraron con el acusado.

Fuentes judiciales explicaron a Télam que la detención de Lagostena fue ordenada por el juez Vitale luego de que surgieran nuevos elementos de prueba a partir del análisis de los llamados telefónicos y de la conducta inusual de la pareja de Erica, que está imputado de "homicidio y aborto en contexto de violencia de género".

Según el juez, el 20 de agosto de 2010, la pareja regresaba del ginecólogo a su domicilio en Lanús donde "ya se encontraba una persona no identificada al día de la fecha, quien utiliza el teléfono de linea, realizando una llamada en el horario de 22.01" y "este dato objetivo incorpora un elemento valioso en el análisis integral de la prueba, otra persona en la escena de la desaparición".

Los investigadores judiciales determinaron que a las 22.13 Erica recibió el llamado de una amiga a la que le dijo que estaba yendo con su pareja hacia su casa en auto, y éste fue el último contacto que se tuvo de la mujer con su entorno social.

 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios