El juzgado Federal de Zárate-Campana no es uno más. Por allí pasan las causas más importantes contra el narcotráfico. Es una obviedad el juzgado tiene jurisdicción sobre los puertos y la salida de la droga hacia Europa.

En tiempos en que la lucha contra el narcotráfico se transformó en una política de Estado, resulta llamativo que, por lo menos en Zárate-Campana, los detenidos sean alojados en patrulleros y los
expedientes sean guardados en containers.

Así lo denunció el propio juez de Zárate-Campana Adrián González Charvay ante el Consejo de la Magistratura, el organismo que debe resolver los problemas edilicios para que los juzgados funcionen en normales condiciones.

El Juzgado funciona en un edificio alquilado que tiene problemas de saturación de energía eléctrica, baños en mal estado, no cuenta con calabozos, no posee un lugar para guardar archivos judiciales y pone en riesgo la seguridad del personal.

En una nota enviada al presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, a la que tuvo acceso ARG Noticias, el magistrado explica que Campana debería tener un juzgado federal nuevo desde noviembre de 2015. Sin embargo, la obra se atrasó "sin ningún tipo de explicación" y ahora no hay fecha estipulada de finalización.

"El edificio carece de alcaidía, razón por la cual los detenidos deben permanecer en el camión de traslado o vehículo policial en el jardín del edificio durante jornadas de varias horas mientras se llevan a cabo diligencias judiciales o indagatorias", explica uno de los párrafos enviados al Consejo de la Magistratura.

Además, el magistrado asegura que el edificio alquilado "no reúne las características requeridas por la Aseguradora de Riesgos del Trabajo, lo cual ha sido señalado en las inspecciones realizadas oportunamente". Las instalaciones, según Charvay, "no son aptas para el acceso de personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad; infringiendo de esta manera la ley 24.314".

La red eléctrica del edificio no resulte acorde para las exigencias impuestas por la cantidad de personal y computadoras asignadas a esta sede. "Ello determina habituales cortes de energía que naturalmente
afectan la adecuada prestación del servicio", sostuvo el magistrado.

Según Charvay, "se utilizan actualmente dos containers ubicados en el jardín que ya se encuentran al límite de su capacidad". Por ahora nadie escuchó los reclamos.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios