Según un estudio realizado por un grupo de científicos alemanes y franceses, los tatuajes pueden afectar el sistema inmunológico de las personas, ya que las sustancias que componen la tinta se desplaza por el cuerpo, depositándose en la superficie de los ganglios linfáticos, engrosándolos de manera crónica. 

En ese sentido, Ines Schreiver, del Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos, coautora de la investigación, señaló que la acumulación podría llegar a interferir el sistema linfático de tal manera que podría perjudicar la detección de células cancerígenas. 

Ver ademásAdvierten sobre la peligrosa tendencia de los tatuajes blackout

A su vez, la mujer explicó que cuantos más tatuajes tenga una persona, mayor es el riesgo de tener problemas de salud; y que quitarse un diseño no significa solucionar el inconveniente, ya que "el láser además produce un cambio químico en las partículas". 

¿Cómo llegaron a esta conclusión? Los científicos del Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos y del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón de Grenoble evaluaron muestras de tejido humano, aportado después del deceso de algunas personas, y resolvieron que "el dióxido de titanio como otros pigmentos orgánicos procedentes de un tatuaje quedan retenidos en el tejido cutáneo pero, además, las partículas más pequeñas pueden ser transportadas por células inmunes fagocíticas -que se encargan de capturar células y partículas nocivas para el organismo- hasta los ganglios linfáticos, donde se acumulan". 

Ver también¿Cómo son los tatuajes que ayudarían a medir los niveles de azúcar en el cuerpo?

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios