Los bingos porteños pasaron a la historia, después de acatar una medida de Lotería Nacional, que ordenó el cierre definitivo de las cinco salas que todavía funcionaban en la Ciudad de Buenos Aires.

Las concesiones de estos lugares estaban vencidas desde 2014 y funcionaban por una medida judicial, pero que quedó sin efecto desde el viernes. 

Como señal de protesta, los 450 trabajadores de las salas de bingo de la Ciudad de Buenos Aires no pusieron en juego los pozos acumulados. Lo que intentaron para exigir los 50 millones de pesos para cubrir las indemnizaciones, pero no tuvieron respuesta de los operadores de las salas.

Desde el sindicato de trabajadores de juegos de azar (ALEARA) adelantaron que presentaron una demanda a las empresas y al Estado porteño para garantizar el pago de esas indemnizaciones.

Las salas que funcionaron hasta este jueves estaban ubicadas en los barrios de Caballito, Flores, Lavalle, Congreso y Belgrano. En algunos bingos de la provincia de Buenos Aires o del Interior sostenían el negocio con las tragamonedas, pero los titulares de los bingos porteños nunca consiguieron que habilitaran ese negocio.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios