La presión de la cadena Farmacity para poder instalarse en la provincia de Buenos Aires, algo por lo que pelea desde hace más de 7 años, amenaza con crear una grieta insalvable entre la gobernadora María Eugenia Vidal y uno de los hombres de mayor confianza del presidente Mauricio Macri.

Se trata de Mario Quintana, quien fundó y presidió la empresa hasta diciembre de 2015, cuando asumió como vicejefe de Gabinete de Macri. Desde entonces, es uno de los funcionarios más cuestionados por los presuntos “conflictos de intereses”.

Ver también: La Provincia de Buenos Aires avanzará con la reducción de los Ingresos Brutos

La traba para que Farmacity llegue a la provincia de Buenos Aires (tiene una sucursal en el aeropuerto de Ezeiza que es jurisdicción nacional) es legal: la ley provincial 10.606 establece que las farmacias deben ser de personas físicas -no se admiten sociedades anónimas- y autoriza un establecimiento cada 3 mil habitantes a no menos de 600 metros de otro. La habilitación corresponde al ministerio de Salud provincial.

La empresa de Quintana cuestionó dicha norma por vulnerar la libre competencia, pero hasta ahora perdió en todas las instancias judiciales incluida la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

Ver también: Farmacity, empresa de Mario Quintana, aumenta su presión para entrar en la provincia de Buenos Aires

Lejos de dar por perdida la disputa, Farmacity, ya en tiempos de Macri en la presidencia, presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que es quien ahora deberá resolver el asunto. De acuerdo con lo que pudo saber ARG Noticias, Vidal puso el grito en el cielo cuando se enteró y apuntó a Mario Quintana por privilegiar intereses personales.

Es que la gobernadora no se sube a la ola de optimismo del Pro y no quiere dar por ganadas las elecciones de octubre. Y sabe que el Colegio de Farmacéuticos tiene peso en el interior provincial, sobre todo en los pueblos donde las farmacias cumplen un rol social y generan trabajo. Por su parte, Quintana jura que no tiene nada que ver con la decisión de la compañía, pero persisten las dudas.

 

Mario Quintana, fundador de Farmacity y vicejefe de Gabiente, en el centro de la polémica.

 

El Colegio realizó, junto a otras cámaras del sector, un “abrazo” al Palacio de Tribunales, que es quien tiene la llave para habilitar la llegada de Farmacity a la provincia o sepultarla definitivamente.

“La normativa provincial es constitucional y de corte sanitario. La irrupción de un modelo de mercado que propone la cadena Farmacity pondría en riesgo la sustentabilidad de todo el sistema”, explicó Isabel Reinoso, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires y recordó que “la ley 10.606 de la Provincia de Buenos Aires fundamenta en la legislación el concepto de medicamento como un bien social y no una mercancía más”

 

Por su parte, Farmacity considera que el fallo de la corte bonaerense vulnera principios constitucionales y cuestiona que la Ley provincial, de inferior jerarquía, viola normas nacionales que legislan sobre la propiedad de las farmacias, a la vez que afecta la prestación de un servicio esencial y el acceso a los medicamentos por parte de la población.

 

 

La causa se inició en 2010 cuando Farmacity intentó abrir una farmacia en Pilar, algo que le fue vedado bajo el argumento de que la ley local no permite que las sociedades anónimas sean dueñas de farmacias. “La empresa agotó todas las instancias administrativas hasta que recurrió a la Justicia y ahora espera la decisión de la máxima autoridad judicial del país”, ampliaron en la compañía.

Ver también: "Vidal vive en una base militar porque le queda cerca del colegio de los hijos"

Vidal confía que en el tribunal que preside Ricardo Lorenzetti zanje la cuestión en favor de los farmacétcos, aunque existe un dato no menor: uno de los ministros de la Corte, Carlos Rosenkratz, fue abogado de Farmacity, por lo que debería excusarse.  

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios