El primer juicio oral contra José López, el exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, famoso por intentar ocultar 9 millones de dólares en un convento, fue suspendido. Sus abogados acordaron con la fiscal Valeria Chapuis una condena de un año 7 siete meses por la portación ilegal de la carabina Sig Sauer que llevaba consigo la fría noche 14 de junio del año pasado cuando la policía lo detuvo en General Rodríguez.

La propuesta de López, que implica la admisión de culpabilidad en ese delito, deberá ser ahora homologada por la jueza de Mercedes María Laura Pardini. Pero no es la única causa que espera llevar al exsecretario al banquillo de los acusados.

Ver también: Un constructor cercano a Macri, acusado por cobrar una ruta y no terminarla

El juez Daniel Rafecas elevó a juicio oral y público el mes pasado el expediente en el que se investigó a López y su familia por enriquecimiento ilícito, que tiene, de acuerdo al magistrado, tres elementos principales: los 9 millones de dólares y algunos euros que tucumano tenía en su poder cuando fue aprehendido y la compra de un departamento en Recoleta y una casa en Dique Luján, partido de Tigre.

 

La carabina Sig Sauer que tenía José López, con los papeles vencidos.

 

En el caso de la propiedad de Las Heras 2032 piso 13, su propietario era la empresa Turicentro de los empresarios Carlos Gianni y Marcos Marconi, quienes reconocieron ante la justicia que la había comprado (López vivía en el mismo edificio) para “alquilársela” a la esposa de López al funcionario y hacer “quedar bien”. En el medio, se beneficiaron de distintos contratos con la Secretaría de Obras Públicas.

Ver también: La empresa de un presunto testaferro de José López es beneficiada por el gobierno de Macr

El caso de la casa de Tigre es más complejo: la propiedad pertenecía al empresario Andrés Galera, cercano al exfuncionario, y se la vendió en 2010 a Eduardo “Negro” Gutiérrez, uno de los principales socios de Nicolás Caputo en varios proyectos. Si bien López pagaba un supuesto alquilar (muy por debajo de los valores de mercado), Rafecas pudo establecer que toda la refacción de la casona fue supervisada por López y su esposa, de acuerdo al testimonio de los arquitectos que intervinieron.

 

El empresario Gutiérrez, socio de Nicolás Caputo, también irá a juicio oral.

 

El “Negro” Gutiérrez, Galera, Gianni, Marconi, María Amalia Díaz (esposa de López) y la monja María Inés Aparicio deberán comparecer como imputados por haber ayudado a López a adquirir sus bienes o a esconderlos ante el Tribunal Oral Federal 1, integrado por los jueces José Michilini, Gabriel Vega y Adrián Grunberg. Se calcula que las primeras audiencias tendrán lugar tras la feria judicial de enero.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios