Si bien ya fue diputado nacional entre el 2007 y 2011, años en que protagonizó duros enfrentamientos con el kirchnerismo, Fernando Iglesias venía este último tiempo “bombardeando” mediáticamente a todos los funcionarios de la anterior gestión, en particular Cristina Fernández de Kirchner.

Al parecer, esta “campaña” le valió el reconocimiento del oficialismo que lo incluiría en su lista como candidato a Diputado Nacional por Capital Federal.

En la elección de octubre 2011 fue segundo en la lista de diputados nacionales de la Coalición Cívica CC-ARI, pero solo pudo ingresar Patricia Bullrich, quien iba en primer lugar, ya que solo sacaron 6.61% en una elección donde el FPV obtuvo 30%, el PRO 20% y el Frente Amplio Progresista el 16%.

Era la coalición que respaldaba la candidatura de Lilita, que apenas alcanzó el 1.82% de los votos, frente al 54% que obtuvo Cristina y menos de 17% que alcanzó Hermes Binner.

Según se pudo saber, Macri valora especialmente la defensa apasionada del Gobierno que Iglesias realiza en los debates televisivos a los que es habitualmente invitado y es lo que lo motivó a ofrecerle que vuelva a Diputados.

El “especialista” en globalización y uno de los escritores predilectos del PRO, Fernando Iglesias, reconoció que sería candidato en la Ciudad. 

Iglesias insistió en que su candidatura es una “clara y notoria mi posición de apoyo al gobierno” porque “se están haciendo las cosas bien”.

Su inclusión en la lista fue una idea del mismísimo Mauricio Macri que, a través de un asesor, le preguntó al ex diputado de la CC si estaba dispuesto a sumarse al colectivo político. Así fue que se armó el encuentro del día 13 de junio con Macri y Horacio Rodríguez Larreta en el despacho presidencial, formalmente para que Iglesias lleve una iniciativa por la que viene trabajando hace tiempo, la creación de una Corte Penal Latinoamericana contra el Crimen Organizado. La presencia del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, última palabra en materia de armado electoral porteño, hizo sospechar que algo se estaba cocinando para el próximo llamado a elecciones.

Sólo falta oficializarlo una vez que se inscriban los nombres y apellidos de todos los candidatos, pero ya ex un secreto a los cuatro vientos: será candidato.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios