Tras una semana del desplazamiento de Pablo Bressi como jefe de la policía bonaeresnse, el gobierno de María Eugenia Vidal estableció que la Superintendencia de Inteligencia Criminal de la fuerza quede en manos de un civil Vicente Ventura Barreiro, quien se desempeña como subsecretario de Planificación, Gestión y Evaluación del Ministerio de Seguridad.

Un colaborador afín al ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, explicó que la transferencia de la Inteligencia Criminal desde la Subcoordinación General Operativa de la policía a la Subsecretaria de Planificación, Gestión y Evaluación tuvo como objetivo cumplir con lo dispuesto por las legislaciones nacional y provincial -como las leyes 25.520 (de Inteligencia Criminal) y 24.059 (de Seguridad Interior)- que establecen "el control, mando y dirección por parte de la autoridad civil" del área de inteligencia.

No obstante, las áreas de reunión y análisis de información de la Superintendencia de Inteligencia Criminal seguirán dentro de la estructura policial, aunque bajo directivas y control de los funcionarios políticos.

Según fuentes oficiales "las autoridades civiles provinciales y nacionales, juntas, articularán la labor preventiva y predictiva que lleva a cabo la Inteligencia Criminal, vínculo y colaboración que no se realizaba históricamente hasta este cambio producido en la cooperación en la lucha contra el crimen".

Se trata del segundo traslado de un área de de seguridad de suma importancia a manos de un civil. La primera había sido en octubre del año pasado cuando Ritondo anunció el pase del control de parte de los recursos económicos de la policía al subsecretario Legal, Técnico y Administrativo del Ministerio de Seguridad bonaerense, Ignacio Greco, quien se encarga del manejo de los millones de pesos anuales que la policía provincial destina a viáticos, combustible y gastos de "caja chica".

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios