Una nueva crisis se abre en la alianza Cambiemos luego que la líder de la Colación Cívica, Elisa Carrió, denunciara al titular de la Agencia Federal de Inteligencia y hombre de confianza del Presidente Mauricio Macri, Gustavo Arribas, de haber recibido de la firma Odebrecht unos 600 mil dólares. 

Fuentes judiciales señalaron a ARG Noticias que la causa por "averiguación de delito" recayó en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Federico Delgado, el mismo que investiga a Macri en la causa Panamá Papers. 

Hoy el diario La Nación señaló que la firma Odebrecht, que no hace mucho reconoció haber pagado coimas por 12 mil millones de dólares en varios países de Latinoamérica y de estar involucrada en la investigación del Lava Jato en Brasil, transfirió unos 600 mil dólares a una cuenta de Arribas. Según se detalló en la investigación llevada adelante en Brasil, "este operador", habrían sido en cinco entregas o pagos, siendo el primero de ellos en septiembre de 2013.

En la investigación detalló que transfirió un total de US$ 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza de Arribas entre el 25 y 27 de septiembre de 2013, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como "empresa de fachada", destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

Cuando Leonardo Meirelles, que se acogió a la ley del arrepentido en Brasil, ordenó esas cinco transferencias, Arribas vivía en Brasil, donde se dedicaba a la compraventa de jugadores de fútbol. Para entonces tenía una antigua relación de amistad y confianza con el actual presidente Macri, en ese momento jefe de Gobierno porteño.

El momento en que Meirelles concretó esas transferencias es singular. Porque en coincidencia con el depósito de los casi US$ 600.000 por parte de Meirelles a la cuenta de Arribas, cobraba un nuevo definitivo impulso el proyecto para el soterramiento del tren Sarmiento (a cargo del consorcio de empresas integrado por Odebrecht, la argentina Iecsa -de Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri-, la española Comsa y la italiana Ghella).

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios