Una confitería-bar de Washington está generando mucho ruido en Estados Unidos. Se trata de Bikini Beans Espresso, en donde la particularidad más llamativa es la forma de atención que tienen las camareras con los clientes, las mujeres están tan sólo en ropa interior.

Dada esta circunstancia, el local alcanzó notoria popularidad, pero al mismo tiempo muchas críticas, especialmente de los grupos feministas e igualitarios, que tildaron la modalidad de machista.

 

 

La tienda, que es propiedad del empresario Carlie Jo, es un verdadero éxito, y hasta se ha ganado la calificación cinco estrellas en Yelp.

En las redes sociales también revoluciona con su particular atención, al contar con miles de seguidores.

Los propietarios se defienden argumentando que el objetivo es empoderar a las mujeres.

 

 

"Queremos empoderar a las mujeres para que se sientan bien con ellas mismas", señala el local a través de su página web.

"Las mujeres de todo el mundo tienen derecho a votar, a ser homosexuales, ser líderes comunitarias exitosas y hasta postularse para presidente", agrega.

 

 

El concejal de la ciudad, Mike Fagan, en cambio, no ve con buenos ojos este tipo de negocio y trató, sin éxito, de imponer limitaciones, consignó Daily Mail.

 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios