Michel Temer, el presidente de Brasil,  demoró más de 40 minutos su pronunciamiento, mientras la prensa aguardaba con la impresión que podría inclusive desistir. Apareció, sin embargo, con una fuerza inaudita. Según el jefe de Estado, la grabación de sus conversaciones con el empresario Joesley Batista, “fue fraudulenta y manipulada”. Dijo que el dueño de JBS cometió “el crimen perfecto. Engañó a los brasileños y ahora vive en Estados Unidos”.

 

 

El presidente brasileño, indicó que irá a pedir a la Corte Suprema que suspenda la investigación de las acusaciones vertidas contra él por el procurador Rodrigo Janot, que se basaron en los audios y la delación ante los fiscales del empresario Joesley. Justificó esa demanda en función de lo que él calificó como “voces e incoherencias entre los audios y las declaraciones” del dueño de JBS.

 

Temer, atacó al empresario sobre lo que dijo que se había enriquecido en base a préstamos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y recordó las operaciones realizadas en el mercado de cambios el miércoles último con la compra de 1.000 millones de dólares un día antes de la devaluación, que resultó de la conmoción gatillada por sus denuncias contra el jefe de Estado. “Y ahora anda paseando libre por Nueva York” sostuvo.

 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios