Los diputados electos para el período parlamentario 2016-21 en Venezuela asumen sus cargos con mayoría opositora por primera vez desde que el chavismo llegó al gobierno, hace 17 años, y en un clima de tensión creciente, caracterizado por las promesas recíprocas de desconocimiento de las respectivas autoridades y con llamados de ambos sectores a ganar las calles.

El veterano dirigente socialdemócrata Henry Ramos Allup fue elegido en votación por todos los diputados electos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) opositora para suceder al número dos del chavismo, el capitán Diosdado Cabello, como presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral).

Ramos Allup comprobó la hostilidad del chavismo cuando quiso ingresar a las oficinas administrativas de la Asamblea y se lo impidió el jefe de seguridad, Esmir Mendoza; luego, al retirarse de allí, su automóvil fue golpeado por simpatizantes del gobierno.

Poco después, entrevistado por el canal Globovisión, ratificó que es "prioridad" de la MUD sancionar una ley de amnistía para los cerca de 80 opositores presos y advirtió que el presidente Nicolás Maduro -quien manifestó su intención de no promulgar una norma como esa- "no es quien para aceptar o no aceptar una ley", puesto que la Asamblea tiene "facultades constitucionales para promulgarla en caso de que su insensatez niegue tal promulgación".

Ramos Allup prometió además una "investigación de dimensiones verdaderamente colosales" sobre el "dinero público despilfarrado, apropiado o robado" supuestamente por el chavismo y opinó que Maduro "debería estar pensando" en la posibilidad de renunciar, porque "si eso es un mecanismo de solución de la crisis política, ¿por qué descartarlo?".

Después de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado, varias figuras relevantes de la MUD adelantaron que procurarán cumplir los requisitos legales para convocar a partir del segundo trimestre de 2016 a un referendo revocatorio del mandato de Maduro, que, de ser ganado por la oposición, obligará a llamar a elecciones presidenciales antes de fin de año.

Por otra parte, Ramos Allup ratificó que la MUD tiene la intención de que juren sus 112 diputados electos, pese a que Justicia suspendió provisionalmente la asunción de tres de sus legisladores.

"Nos vamos a juramentar los 112 diputados que eligió el pueblo; ninguna decisión burocrática, y mucho menos por un organismo absolutamente carente de legitimidad de origen, puede trastornar, frustrar ni estafar la voluntad popular", advirtió.

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) interrumpió sus vacaciones la semana pasada para hacer lugar a dos de seis recursos interpuestos por ocho candidatos chavistas, destinados a impedir la asunción de los ocho diputados opositores que los derrotaron en las urnas.

Pese a que sus cinco integrantes habían sido recusados previamente por la MUD, la Sala Electoral suspendió provisionalmente la asunción de todos los diputados -tres opositores y uno chavista- del estado Amazonas, y desestimó los demás recursos.

Con las impugnaciones, el chavismo buscaba dejar a la MUD sin los dos tercios de la Asamblea (112 diputados sobre 167 totales), la más exigente de las dos mayorías calificadas requeridas por la Constitución para la sanción de determinados tipos de leyes.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios