Lleyton Hewitt, australiano exnúmero 1 del mundo, se retiró del tenis profesional luego de perder frente a David Ferrer en tres sets, luego de haber sido el n° 1 más joven de la historia y de haber granado dos Grand Slams.

El australiano, por cierto, tiene una historia muy particular con los argentinos, cargada de peleas, broncas, piñas y hasta acusaciones muy fuertes contra tenistas nacionales. De un carácter particular, Hewitt ponía locos a los tenistas luego de sus efusivos festejos. Y al primero que transformó fue a Ignacio Chela, quien en el Abierto de Australia lo escupió:

 

 

Con David Nalbandian y Guillermo Coria la historia viene de juveniles y se incrementó en el circuito. Según contó Coria, tras una torneo junior el australiano se burló de los argentinos y todo casi termina a las piñas. En varios torneos, se cruzaron, se insultaron, se tiraron pelotazos al cuerpo, se miraron de manera desafiante. Por Copa Davis, David y Guillermo tuvieron su revancha, ganándole una serie histórica en suelo australiano:

Como si fuera poco, también despotricó a los tenistas argentinos, en especial a Mariano Puerta. "Algunos chicos han dado positivo una o dos veces y luego son capaces de volver después de seis meses o un año. El argentino Mariano Puerta jugó drogado todo el Abierto de Francia de 2005 y dejó a grandes jugadores fuera. Así, llegó a la final y gracias a Dios que perdió ante Nadal, por lo menos tuvimos un digno ganador", soltó. Hasta siempre, Lleyton. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios