Los nuevos casos de dengue que reportan los sistemas de vigilancia epidemiológica de Chaco, Mendoza y otras provincias intensifican las tareas de 'bloqueo de foco' para evitar nuevos brotes, informó la directora del Epidemiología chaqueña, Bettina Irigoyen, sobre la epidemia que afecta a más de 1000 personas en Argentina.

Fue el director de Epidemiología de la Nación, Jorge San Juan, quien afirmó ayer que el dengue en Argentina "dejó de ser un brote para pasar a ser una epidemia", situación que "no significa gravedad sino esparcimiento de casos por las provincias".

Los primeros reportes de casos fueron en territorio misionero, en personas que viajaron a Brasil y Paraguay donde circula el virus, y unos días después aparecieron los casos autóctonos por picaduras del mosquito Aedes Aegypti infectados con el virus.

Epidemiología del ministerio de Salud Pública chaqueño informó "cinco nuevos casos de dengue, uno de ellos autóctono, con los que totalizan nueve casos confirmados", de acuerdo a registros del Sistema de Vigilancia Epidemiológica. El caso autóctono se reportó en la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, a 170 kilómetros al noroeste de Resistencia, en una persona que no tiene antecedentes de viajes recientes.

El ministerio de Salud buscó 'febriles' (pacientes con síntomas) en la zona de residencia del paciente "sin obtener, hasta ahora, otros casos relacionados". "Por eso incrementamos las tareas de fumigación a fin de intentar evitar un brote de la enfermedad", enfatizó Irigoyen. La funcionaria comentó que "la gente debe entender que la detección de casos significa que el sistema sanitario está atento y trabajando activamente para intentar prevenir brotes".

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios