Al menos 15 muertos, la mayoría de ellos policías, y 10 heridos dejó hoy un atentado con explosivos cerca del principal centro contra la polio en la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán.

El atentado, ocurrió con la explosión de una bomba alrededor de las 09:00, (01:00, hora en Argentina), en el barrio Satélite Town en la capital de la convulsa provincia de Baluchistán, murieron doce policías, dos civiles y un miembro de un grupo paramilitar paquistaní, detalló el portavoz de la Policía local, Muhammad Kazim, citado por EFE.

Además, Kazim explicó que, la explosión dejó nueve policías y un civil heridos, que fueron trasladados al hospital más cercano.

Por su parte, el ministro del Interior de Baluchistán, Sarfraz Bugti, dijo que el atentado "fue aparentemente un ataque suicida" y ocurrió en el momento en el que varios grupos antipolio eran enviados a diferentes partes de la ciudad.

Hoy era el último día de una campaña de vacunación que comenzó el lunes en Quetta y otros distritos de Baluchistán, con el objetivo inmunizar a unos 2,4 millones de niños, entre ellos 55.000 refugiados afganos, según el diario local Dawn.

pakistán1.jpg

Los ataques armados de grupos integristas contra vacunadores y sus escoltas son comunes en todo Pakistán y suponen el principal obstáculo para la lucha contra la polio en el país asiático, el único del mundo junto a Nigeria y Afganistán donde la enfermedad es endémica.

Aunque los talibanes no suelen reivindicar estas acciones, grupos afines a ellos y con base en el cinturón tribal fronterizo con Afganistán empezaron en 2012 a cometer ataques armados contra los trabajadores sanitarios que causaron cerca de un centenar de muertes.

Entre otros argumentos, los integristas alegan que la campaña contra la polio forma parte de un complot occidental para esterilizar a los musulmanes y que los vacunadores trabajan como espías para la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés).

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios