Un joven de 31 años fue encontrado muerto, acostado en una calle y con bolsas de plástico en la cabeza en la ciudad bonaerense de Pergamino, y las autoridades investigaban hoy si se suicidó o si fue atacado por un tercero, informaron fuentes policiales.

El hecho que se dio a conocer en las últimas horas se registró el lunes pasado por la mañana, cuando personal de Obras Sanitarias encontró a la víctima, identificada por la policía como Diego Andrés Romano, acostada boca arriba junto a una casilla de material situada en Carlos Pellegrini al 3500, en la zona sur de la localidad mencionada.

Al notar la presencia del cuerpo, se comunicaron inmediatamente con las autoridades y pronto llegaron al lugar efectivos de la comisaría 2da. de Pergamino, que constataron que Romano estaba ya fallecido.

La víctima se encontraba acostada, con la cabeza envuelta en bolsas de nylon y apoyada en una mochila, tenía colocados los auriculares de su teléfono celular, las piernas flexionadas y las manos sobre el abdomen.

Los peritos hallaron a pocos centímetros varias botellas de licor, cerveza y de otras bebidas alcohólicas vacías y al revisar el contenido de su teléfono hallaron varios mensajes en los que aparentemente "se despedía" de sus familiares, dijeron las fuentes.

En la autopsia realizada posteriormente, en tanto, se confirmó que la causa de la muerte de Romano había sido la asfixia producto de las bolsas de nylon.

Con estos detalles y el hecho de que hasta el momento no encontraron signos de que haya sido agredido, la principal hipótesis sobre la que trabajaban los pesquisas es que el joven bebió grandes cantidades de alcohol y luego se colocó a sí mismo las bolsas que le provocaron la asfixia.

En el caso interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 en turno del Departamento Judicial Pergamino, a cargo de Juan Andrés Gracia, quien caratuló la causa como "averiguación de causales de muerte".

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios