*LO MEJOR:

*1. MISIÓN RESCATE Y DOS MERECIDOS GALARDONES

La polémica respecto a si Misión rescate estaba bien situada en la categoría cómica fue abordada en la ceremonia de los Globos de Oro mediante un chiste de Ricky Gervais, a quien le resultaba hilarante que el film protagonizado por Matt Damon fuera considerado como una comedia a secas.

Lo cierto es que, si bien no estamos ante una película construida enteramente a partir de gags, Misión rescate es, ante todo, la historia de un hombre que usa el humor como vehículo para superar una odisea.

El gran regreso a las fuentes de Ridley Scott - ayudado por un excelente guión de Drew Goddard, basado en la novela de Andy Weir - fue reconocido por la Prensa Extranjera de Hollywood mediante dos estatuillas: mejor película cómica y mejor actor para Damon.

Creemos que el film, más allá de su solidez, no va a correr con la misma suerte en los Oscars pero, al menos por un rato, fue gratificante verlo a Scott arriba del escenario, cuestionando la falta de tiempo para elaborar su discurso de agradecimiento.

*2. SYLVESTER STALLONE: RECONOCIMIENTO Y OVACIÓN

Si hay una categoría sumamente competitiva en la carrera hacia el Oscar 2016 , ésa es la de mejor actor de reparto. En los Globos de Oro, la puja estaba entre los grandes trabajos de Paul Dano en Love and Mercy, Mark Rylance en Puente de espías, Idris Elba en Beasts of No Nation, Mark Ruffalo en Sentimientos que curan, Michael Shannon en 99 Homes y Sylvester Stallone en Creed.

Cualquiera de ellos se podía erigir como un ganador digno ya que todos brindaron memorables actuaciones. Finalmente, "el factor comeback" pudo más y el premio fue para el hombre que volvió a interpretar a un personaje que dispara la nostalgia de muchos: Rocky Balboa.

Cuando se anunció el nombre de Stallone como ganador, toda la sala del Beverly Hilton se puso de pie para ovacionarlo, hecho que fue sucedido por las emotivas palabras del actor, quien se olvidó de su director Ryan Coogler (mejor dicho: las cámaras lo cortaron) pero no así de su querido Rocky: "le quiero agradecer por haber sido el mejor amigo imaginario que tuve".

Las más perfectas palabras para uno de los más merecidos reconocimientos de la noche.

*LO PEOR:

*1. EL RENACIDO SE IMPONE POR SOBRE MEJORES DRAMAS

Si vienen siguiendo la temporada de premios llegarán a la conclusión de que no hay, hasta el momento, una película que lleve la delantera para ganar el Oscar. Si bien Spotlight se convirtió en la favorita de los premios críticos, Trumbo y The Big Short desconcertaron en las nominaciones al SAG, mientras que Carol fue la niña mimada de los BAFTA.

Sin embargo, el batacazo que anoche dio El renacido, la película más ambiciosa de Alejandro G. Iñárritu, fue completamente inesperado aún dentro del factor impredecible de esta edición de premios.

Más allá de sus enormes logros técnicos, muchos de los cuales le pertenecen al director de fotografía Emmanuel Lubezki, resulta una propuesta menos logrado en relación a la maestría para homenajear al melodrama de Carol, la sobriedad narrativa de Spotlight y el cine en estado puro que es Mad Max: Fury Road, el film que fue injustamente omitido a la hora de los galardones.

En cuanto a esto, el Globo de Oro a Iñárritu pareció compensar la falta de estatuillas del año pasado (Boyhood y Richard Linklater habían opacado a Birdman), ya que George Miller hubiese sido el destinatario ideal del premio al mejor realizador del 2015.

*2. JENNIFER LAWRENCE Y UN DUDOSO PREMIO

Retomando la polémica de si Misión rescate merecía ocupar un lugar en la categoría cómica, con Joy, la nueva película de David O. Russell, se suscitó un dilema similar. ¿Hasta qué punto la biopic de Joy Mangano tiene elementos divertidos? La respuesta resulta diferente a la que dimos respecto al film de Scott: en Joy no hay secuencias de comedia y ni siquiera funciona como un retrato grotesco de una familia que desalienta los planes de esa joven aspirante a empresaria que va tirando abajos paredes con el fin de construir su propio imperio.

Asimismo, esta nueva colaboración de Jennifer Lawrence con O. Russell es la menos inspirada de todas, especialmente cuando destruye el verosímil al querer hacernos creer que la actriz puede interpretar a Joy en su vida adulta sin que se note su evidente juventud.

Este Globo de Oro es nada menos que el tercero de la actriz de Kentucky, quien previamente había ganado por El lado luminoso de la vida y Escándalo americano (en reparto), sus previos trabajos con el desparejo O. Russell. ¿Quién lo merecía más? Tanto Amy Schumer - con quien Lawrence tuvo un divertido segmento - como Melissa McCarthy entregaron interpretaciones verdaderamente cómicas que fueron relegadas a un segundo plano.

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios