Franco Martín, trabajador de un molino de la localidad santafesina de Cayastá tomado de rehén esta mañana por Cristian Lanatta y Víctor Schillaci antes de ser recapturados, aseguró que los delincuentes "estaban armados" pero que lo trataron "bien".

"Los dos hablaban, me decían que si me portaba bien con ellos, no me iba a pasar nada. Los dos estaban armados, tenían armas 9 milímetros. Pero siempre me trataron bien", afirmó.

En declaraciones al canal C5N, el hombre dijo que cuando llegó la Policía al lugar, los condenados se estaban poniendo ropa de trabajo que él llevaba en su mochila, y que no hubo disparos al momento de la detención.

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios