A un año de la muerte del fiscal Alberto Nisman, las dos noticias más importantes son el desplazamiento de la fiscal Viviana Fein como responsable de la investigación y el llamado a indagatoria por un delito menor de los dos custodios Armando Niz y Luis Miño, a quienes se les imputa el presunto delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público". Ambos estaban de turno el domingo que Nisman apareció muerto.

De las más de 40 medidas de pruebas, la mayoría pedidas por las querellas que representan a las hijas de Nisman y a la madre y hermana del fiscal, de la juez Fabiana Palmaghini hay pocas que apunte a las pericias científicas o criminológicas relacionadas con la escena del crimen del edificio Le Parc, la metodología de la muerte y la forma en que falleció el fiscal

Más bien las mediadas de prueba apuntan a buscar dilucidar tres aspectos aún oscuros en la investigación:

a) Que pasó el domingo 18 de enero entre las 11 de la mañana y las 01.30 del lunes 19. En este aspecto hay agujeros negros (desde las 11 hs hasta las 21.30) donde los distintos testimonios de los custodios difieren en las formas

b) El entrecruzamiento telefónico entre las máximas autoridades del espionaje argentino y algunos custodios del fiscal Nisman.

c) El relevo del secreto de la documentación relacionada con el presunto espionaje a Nisman y la denuncia contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el posible encubrimiento.

Sin embargo en lo que se refiere a la prueba criminológica como científica en relación a la escena del crimen la jueza no le dio relevancia.

Para el expediente judicial, Nisman se mató. Los informes de los peritos que no encontraron un tercer ADN en el baño, nada puede confirmar la presencia de un asesino, no existen lesiones que puedan presumir que Nisman se haya defendido, las pruebas de luminol determinaron que no hubieron huellas de terceras personas y que el arma fue contaminada por la cantidad de sangre algo que impidio encontrar el ADN de Diego Lagomarsino.

La coartada de Lagomarsino es otro de los puntos en donde se paró Palmaghini, en función de la presión de las distintas de querellas que lo ubican en la escena del crimen como el principal sospechoso.

Por eso Palmaghini llamó a declarar al ex espía Carlos "Moro" Rodríguez quien le presentó a Nisman al ingeniero informático. La jueza quiere saber si Lagomarsino pertenecía de forma orgánica, cosa que fue rechazada en su momento por el ex titular de la AFI, Oscar Parrilli o un agente inorgánco

Otro de los elementos para poder avanzar en esta línea investigativa es la ampliación de la declaración del ex jefe de Operación Antonio Stiuso quien declararía en febrero cuando regrese al país.

Los puntos de diferencia entre las querellas y la fiscalía -en términos criminológicos- siguen siendo los mismos: el momento de muerte difiere, la escena del crimen también. Las peleas entre ambas partes terminó por sacarle la causa a Fein tal como lo estableció Palmaghini en su escrito del 17 de diciembre.

En caso de que Palmaghini determine más allá del dictamen de Fein que fue un homicidio la causa pasaría a fuero federal, tal como quieren las querellas, aunque el planteo quedó en un segundo plano por el impulso tomado por la jueza.

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios