La jueza federal Sandra Arroyo Salgado insistió esta mañana que no tiene "ninguna duda" de que la muerte de su ex esposo, el fiscal Alberto Nisman, "se trató de un magnicidio".

"No tengo ninguna duda de que se trató de un magnicidio", indicó la mujer, quien manifestó que "Alberto fue víctima de un homicidio que estuvo relacionado con su función", luego de que ayer se cumpliera un año de la muerte del fiscal de la UFI-AMIA que había denunciado a la presidenta Cristina Fernández por encubrimiento en la causa por el atentado perpetrado en julio de 1994.

Asimismo, dijo percibir un avance en la investigación y manifestó esperar que el Poder Judicial esté a la altura de las circunstancias. "Sentimos que hace un tiempo las cosas están cambiando en la investigación", sostuvo en diálogo con radio Mitre.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios