En los Martín Fierro siempre sucede de todo. Además de consagrar a las celebridades de nuestro país, también nos entrega chimentos para hablar durante toda la semana. Esta vez, la velada se llevó a cabo en el Hotel Hilton de Puerto Madero. Una de las presencias más sorpresivas fue la de Sebastián Ortega, quien no asistía a la entrega desde su separación de Guillermina Valdés. Pero este año, el productor dijo presente junto a su novia, la modelo Carla Moure.

Claramente, todas las miradas estaban puestas en un posible cruce entre el hijo de Palito Ortega y Marcelo Tinelli. Pero la encargada de descomprimir la tensión fue la propia Guillermina, quien cruzó el salón para acercarse a saludar a Sebastián, papá de sus tres hijos mayores.

 

Andrea Rincón con Mono de Kapanga, confirmando el romance. 

 

Pero Tinelli y Sebastián Ortega no fueron los únicos protagonistas de los “casi cruces” tensos. Gloria Carrá, nominada por su labor en Silencios de familia, fue foco de atención ya que en el salón también se encontraba su ex, Luciano Cáceres. Los actores no terminaron su relación en los mejores términos y se evitaron toda la noche.

 

Monica y Marco Antonio, su ex compañero en la tira "La Leona" y pareja en la vida real.

 

Pero sin lugar a dudas, la sorpresa de la noche la realizó Andrea Rincón. La actriz eligió los Martín Fierro 2017 para “blanquear” su romance con el Mono de Kapanga, a quien besó apasionadamente antes de subir al escenario para recibir su premio como Revelación por su labor en La Leona. Aunque hubo muchas parejitas en la celebración, Mónica Antonópulos y Marco Antonio Caponi se llevaron el premio a los más melosos. Cada tanto, los tortolitos se besaban apasionadamente delante de todos los invitados. 

 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios