Chris Cornell, uno de los pioneros del movimiento grunge, murió al ahorcarse, informó la oficina del forense del condado de Wayne, en la ciudad estadounidense de Detroit, donde el rockero se presentó junto a su banda Soundgarden el miércoles.

"La causa de la muerte fue determinada como ahorcamiento por suicidio. No se ha terminado un reporte completo de la autopsia", dijo la oficina del médico forense en un comunicado tras una autopsia inicial.

Cornell, que dejó tras de sí una carrera que lo llevó a la fama con Soundgarden, y que puso su nombre y su sello en grupos emblemáticos como Audioslave y Temple of The Dog, además de una destaca trayectoria solista, fue encontrado por un amigo en su habitación del hotel "yaciendo en su baño, sin reacción, muerto", informó la policía de Detroit.

"Su esposa, Vicky, y su familia están impactados tras enterarse de su repentina e inesperada muerte. Quisieran agradecer a sus admiradores por su continuo amor y lealtad y pedir que se respete su privacidad en este momento", expresó su agente Brian Bumbery, publicado por la agencia de noticias británica Reuters.

Al momento de su muerte, el músico estaba de gira por Estados Unidos presentando su último disco, “Higher Truth”, lanzado a fines de 2015, y, según The New York Times, que citó al vocero policial Dontae Freeman, las fuerzas de seguridad investigaban un posible suicidio, tras haber sido encontrado con un lazo en el cuello por un amigo. 

Nacido en Seattle en 1964, Cornell pasó la secundaria tocando en bandas que hacían covers tan eclécticos como Sex Pistols y Rush, para luego reunirse con el bajista Hiro Yamamoto, el guitarrista Khim Tayil y el baterista Scott Sundquist para formar Soundgarden al calor de los inicios del grunge.

Vestidos con jeans y camisas leñadoras a cuadros, esa vestimenta típica de su ciudad natal, con grandes aserraderos en sus costas, se convertiría en moda en metrópolis tan dispares como Nueva York, Los Ángeles y Washington, gracias a hits como "Black Hole Sun", "Spoonman" y "Let Me Down", fenómeno descripto en el documental “Hype!”, de Doug Pray.

“En Seatle esa ropa era barata, porque era para los trabajadores, y en las grandes ciudades se vendía en los shoppings cinco o seis veces más cara”, explica la cinta de Pray, que repasa la aparición de ese movimiento con grupos como Mad Honey, Screaming Trees, Nirvana, Pearl Jam, Stone Temple Pilots y Alice In Chains.

En su mayoría, estos grupos estaban formados por adolescentes de clase media baja de familias disfuncionales, y traían consigo mensajes desalentadores, llenos de rabia y respuestas hacia el bullying que sufrían varios de ellos, como Kurt Cobain o Jesse Hughes (Eagles of Dead Metal), en el colegio.

“Negro agujero del sol, ¿no vendrás y te llevarás la lluvia?”, cantaba Cornell en “Black Hole Sun”, el primer gran clásico del grupo que lo llevó a encabezar festivales y a dar giras mundiales junto a Guns N' Roses y Faith No More, además de tocar en la segunda edición del incipiente Lollapalooza.

Durante esos años, la efervescencia lo llevó a estar de ambos lados de la consola: así fue como produjo “Uncle Anesthesia”, de Screaming Trees, participó de “Sap”, de Alice In Chains, y de “Last Temptation”, de Alice Cooper.

También formó el fugaz grupo Temple of The Dog, en honor al fallecido Andrew Wood, y del que también formó parte Eddie Vedder (Pearl Jam) y los ex compañeros de Wood en Mother Love Bone, Stone Gossard y Jeff Amment.

Con su imagen en la tapa de las revistas de rock, en 1997 Cornell decidió abandonar la banda y encarar diferentes proyectos, colaboraciones y, acompañado con una guitarra acústica, iniciar su carrera en solitario, con la cual llegó el año pasado el Teatro Colón, en un concierto a sala llena que lo obligó a dar otra presentación el Gran Rex.

A fines de los 90, ya alejado del cuarteto, se sumó a las colaboraciones del guitarrista y productor ex Queens of The Stone Age, Alain Johannes, con quien lanzó su debut solista, “Euphoria Morning”, y en 2001 dio la gran sorpresa al reunirse con los ex Rage Against The Machine para formar Audioslave.

Con este grupo, que siempre tuvo letras de izquierda y apoyó las demandas sociales, Cornell volvió a tocar en estadios y a consagrarse como uno de los grandes vocalistas de la movida grunge, llegando a dar un histórico show en 2005 en La Habana ante 70.000 personas.

Cornell también participó de la moda de reuniones de viejas bandas y se volvió a encontrar con sus ex compañeros de Soundgarden en 2010 en una sala de ensayo, editando juntos en 2012 “King Animal”, placa que presentaron en la primera edición de Lollapalooza en Buenos Aires en 2014.

A comienzos de este año, Audioslave también volvió a los escenarios para tocar en la protesta contra la asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Con nuevas composiciones en mente, según había dicho el bajista de Soundgarden, Ben Shepherd, el mes pasado, la banda preparaba nuevo disco.

Conocido su fallecimiento, hicieron público su reconocimiento al músico, fánaticos de todo el mundo y colegas como Slash, Mark Lanegan, Mike Porntoy, Elton John, Jimmy Pagge, Billy Idol, Dave Navarro y Glenn Hughes, quienes expresaron su pesar a través de las redes sociales, al igual que Dante Spinetta y Emanuel Horvilleur.
 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios