Según el Bank of America Merrill Lynch, Argentina debe emitir cerca de US$ 34.000 millones en 2017 para cerrar su programa financiero. Unos US$ 14.000 millones, agrega el reporte, pueden ser conseguidos localmente. Además, estima que la emisión que está preparando Luis Caputo, nuevo ministro de Finanzas, llegará a US$ 10.000 millones y se hará muy pronto. “En los próximos días”, dicen desde la entidad.


El reporte agrega que el momento es correcto por tres motivos: hay vencimientos por US$ 10.000 millones, que están concentrados en el segundo trimestre; el país tiene el momento positivo del éxito rutilante del blanqueo y, también, Argentina se estaría cubriendo ante eventuales riesgos una vez que Donal Trump asuma formalmente su cargo e inicie  su política económica. 


La necesidades financieras son desafiantes, pero el programa financiero se puede lograr si la tasas de EE.UU. muestran subas más moderadas hacia adelante”, agrega el reporte. Entre los US$ 34.000 millones de necesidades financieras, hay US$ 23.000 millones pasibles de un roll-over y, además, hay unos US$ 5.000 millones en fondos blanqueados que puede sumarse a la demanda de renta fija criolla. Por todo eso, el banco mantiene un sobrepeso en los papeles argentinos, “pese a la oferta de bonos”, porque esperan una suba en la actividad, un blanqueo aún más grande cuando finalice formalmente el 31 de marzo y un perfil de deuda todavía favorable.

 

Luis "Toto" Caputo, asumiendo como Ministro de Finanzas.

 

 

Por su parte, el Ministerio de Finanzas definió los seis bancos internacionales que colocarán los nuevos títulos de deuda en torno a los u$s 5.000 millones en el mercado internacional.


Los bancos seleccionados son el Santander, BBVA Francés, Citibank, Deutsche Bank, HSBC y el J.P. Morgan, informó la cartera a través de un comunicado.


El ministro Luis Caputo adelantó que el monto de la emisión en dólares "será en función de la demanda y de las tasas ofertadas, ya que las colocaciones de bonos se harán en diferentes tramos".


Además  señaló que se están explorando otros financiamientos alternativos a la colocación de bonos, con lo que estima que la emisión será de aproximadamente u$s 5.000 millones. El Gobierno necesitará este año tomar 20.000 millones de dólares de deuda nueva, y refinanciar otros 21.000 millones. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios