La empresa Prisma, dueña de Visa en Argentina y además de red Banelco, deberá acudir a una audiencia solicitada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y convocada entonces por el Gobierno Nacional.

La audiencia será el próximo jueves 29 por la tarde, en el marco de la investigación por posible abuso de posición dominante y prácticas de cartelización. 

Lo que Prisma debe hacer es presentar un informe con el "alcance de las cláusulas estipuladas en ese compromiso de desinversión”.

El Gobierno busca que con la venta haya mayor competencia en el mercado de tarjetas. Los bancos deberán vendérsela a una de las 14 entidades o a un tercero, pero no se la puede quedar más de un banco.

En el mercado reconocen que es difícil que se la quede uno solo, y desde Brasil hay un jugador interesado en el cartel de venta: Cielo, el mayor procesador de tarjetas de crédito del país vecino.

Durante la semana pasada, representantes de la empresa mantuvieron una reunión con Miguel Braun, secretario de Comercio, y Esteban Greco, titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, para presentar la propuesta, pero fue la falta de detalles lo que convenció a las autoridades.

Prisma no sólo posee Visa y Banelco, sino que además es propietaria de LaPos, Pago Mis Cuentas, Todo Pago y Monedero. Los accionistas ya aseguraron que venderán el 100% de las acciones, pero lo que falta es saber el cómo.

Uno de los grandes problemas que tiene hoy Prisma en la Argentina es la integración vertical, ya que por encima del adquirente están los 14 bancos privados y oficiales que conforman el 95% del share de las entidades bancarias.

Este punto clave se presentó en las recomendaciones de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia tras la denuncia, y se estipuló que los bancos "no podían ser en conjunto dueños de una empresa que administra la mayoría de las tarjetas de crédito".

Las autoridades del Banco Central, entidad presidida por Federico Sturzenegger, están convencidas que se debe dar lugar a que Prisma opere otras tarjetas, y así terminar con la exclusividad de la adquirencia.

La apertura a la competencia significa que todas puedan emitir todas las tarjetas de crédito. Es por eso que el 29 de junio es un día clave para la suerte de Prisma y la intención del Gobierno de transparentar un mercado que está concentrado en pocos jugadores.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios