Juan José Aranguren vive en estas horas de su propia medicina, la intransigencia de las petroleras en torno del porcentaje del aumento de las naftas: el gobierno pide el 8 por ciento pero los petroleros piden un 9 por ciento. 

La reunión que mantuvo esta mañana Aranguren con las principales empresas terminó con un cuarto intermedio que se retomará hoy a las 17 hs para ver si finalmente llegan a un acuerdo. El aumento de las naftas y el gasoil en las estaciones de servicio ya recibió luz verde del Gobierno, pero ahora está siendo utilizado para presionar a las petroleras y conseguir una baja en el precio del barril criollo de petróleo. 

El Gobierno, las provincias que integran la Ofephi, las empresas y los gremios venían conversando un cronograma para que el barril de crudo local empiece a converger con el precio internacional, pero ahora parece estar todo trabado. 

No sería el único problema que afronta Aranguren, a pesar de haber anunciado los cambios en las modificaciones laborales en el sector petrolero para atraer, según afirma el Gobierno, las inversiones en Vaca Muerta, el titular del Sindicato 

El secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Ávila, se mostró crítico respecto al convenio anunciado por el presidente Mauricio Macri sobre el yacimiento de Vaca Muerta. "Quedamos más desprotegidos, nos perjudica si el sindicato más grande de la industria acuerda este tipo de cosas hace que los demás quedemos en desventaja, pero eso no significa que no estemos dispuestos a pelearla", afirmó el sindicalista. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios