El club Quilmes atraviesa una difícil situación a nivel institucional que se ve reflejada en lo deportivo. Los jugadores, quienes no concentran hace varias fechas, tomaron la decisión de no entrenarse en la previa del cruce ante Godoy Cruz, debido a que les adeudan cerca de 16 millones de pesos en sueldos.

Con Aníbal Fernández, presidente, de licencia, Andrés Meiszner -hijo de José Luis-, quien "asumió el rol" que dejó el exJefe de Gabinete, asegura que el club "está igual o peor que otros", pero sostuvo que Quilmes tiene "una mala prensa". 

El plantel estuvo esperando la aparición de cheques por parte de la dirigencia y como esto no sucedió, optó por la medida de fuerza. Carlos Alonso, tesorero, informó en diálogo con Deportes en FM que el club le debe 4 millones de pesos de la temporada pasada y 12 de la actual. 

En el campeonato, Quilmes se ubica 11° con 14 puntos y jugará un partido clave ante el Tomba, que pelea en el torneo ante San Lorenzo. 

Según averiguó ARG Noticias, la preocupación más grande pasa por los más jóvenes de plantel que no tienen un "colchón económico", y hasta aseguran que el Chapu Braña, uno de los referentes de plantel, les presta plata a los que no llegan a fin de mes. 

Mientras tanto, la situación institucional se agrava, ya que renuncian miembros de la Comisión Directiva y diferentes agrupaciones piden elecciones anticipadas (Aníbal fue reelecto en 2013). 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios