En las últimas horas, cuatro de los cinco clubes denominados grandes del fútbol argentino (River, Boca, San Lorenzo y Racing), no asistieron a la reunión de Comité Ejecutivo de la AFA, en una muestra de disconformidad. ¿Por qué? No ven con buenos ojos la llegada de Chiqui Tapia -presidente de Barracas-, quien hoy por hoy, es el candidato con más fuerza para asumir como presidente.

Los dirigentes saben que Tapia es quien reúne la mayor cantidad de votos, con los que se gana una elección, ya que tiene el apoyo del Ascenso y de las ligas del Interior. A su vez, cuenta con la banca de Hugo Moyano y en las últimas horas se mostró abierto a realizar unidad con otros dirigentes de Primera que también se postularon.

Ante esta situación, el primero en alzar la vos fue Matías Lammens -presidente de San Lorenzo y tesorero de la AFA-, quien avisó que la posibilidad de crear una liga por fuera de la AFA está siendo analizada. 

Bajo el argumento de generar "nuevos recursos", la idea es hacer una liga paralela que reúna a los mejores equipos, como sucede en las principales ligas del exterior. 

Por ejemplo, en Inglaterra la FA se encarga de regular una parte del fútbol inglés, mientras que la Premier League maneja el torneo de Primera División. Lo mismo sucede en España, por ejemplo, con la RFEF y la Liga Profesional de Fútbol (LPF), que se encarga de la Liga española. 

A su vez, en las últimas horas, Luis Segura -presidente actual de la AFA-, ya descartó la posibilidad de presentarse para continuar en su mandato, tras el clima que se vive en la sede de Viamonte. ¿Marcelo Tinelli? Hace tiempo que no se manifiesta sobre su candidatura. 

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios