Marcelo Bielsa ya comenzó a ganarse el respeto de los fanáticos, dirigentes y jugadores del Club Lille de Francia. Con su estilo particular y su impronta, el técnico argentino ya está comenzando a delinear su manera de llevar adelante la institución desde lo futbolístico.

Ver ademásMarcelo Bielsa dio un discurso en su presentación en Lille y fue ovacionado

Bielsa vive en un monoambiente austero de la concentración del club, pero además, en lo obsesivo de su trabajo, hizo un pedido muy especial. El “loco” mandó a instalar un escritorio en una de las tribunas para los días de entrenamiento. Desde allí “monitorea” todo lo que sucede en el campo de juego, y lleva adelante sus anotaciones.

El rosarino, pasó a vivir en un espacio de 30 metros cuadrados, un monoambiente en el centro de entrenamiento del club, cargado de pizarrones, videos y elementos de entrenamiento. Y ordenó que le instalaran un escritorio en la tribuna para poder tomar nota de los entrenamiento. Al asumir, preparó 200 preguntas para conocer a sus futbolistas. 

 

El escritorio de Marcelo Bielsa en Lille

 

Como pensó que eran demasiadas, seleccionó cinco: “¿Qué piensas de la pobreza en el mundo? ¿Qué prefieres hacer? ¿Cuáles son tus cinco libros preferidos o tus cinco películas favoritas?”, por ejemplo. También llenó la concentración con más de 200 frases motivadoras. 

Ver ademásVídeo: Bielsa le cantó un tango a los jugadores del Lille

Además de renovar todo el centro de entrenamiento, cambió más de medio equipo: eliminó del plantel a once jugadores, incluso algunas figuras, e hizo contratar otros 14, en su mayoría jóvenes. Y él se sumó a los cambios: en sus conferencias de prensa, en vez de largas explicaciones con la vista fijada en el pupitre, a pedido de su esposa (la arquitecta Laura Bracalenti) mira a los ojos de los periodistas y sonríe. 

El presidente del Lille, Charles Biétry, está satisfecho con su contratación: “Su reputación no es exagerada. Es un DT increíble”, aseguró.

 

El segundo partido oficial del Lille, un partido muy “loco” que terminó mal para Bielsa:

Extraño partido vivió Bielsa en la visita de su equipo al Racing de Strasbourg, de donde se volvió con una dura derrota por 3-0 y mucho para analizar. Tuvo que hacer los tres cambios en el primer tiempo, después expulsaron a su arquero por un insólito pelotazo a un rival, mandó al delantero al arco porque el partido todavía estaba 0-0, pero como después le convirtieron y necesitaba el gol, cambió otra vez y un defensor se puso los guantes.

El brasileño Thiago Mendes tuvo que salir a los 12 minutos por una lesión. Lo mismo para Malcuit, a los 19'. Y a los 37' sacó Ballo por decisión táctica, porque el Lille la pasaba bastante mal y no perdía por culpa de la mala puntería del conjunto local. El primer tiempo terminó 0-0, con dominio del Strasbourg y sin posibilidades para Bielsa de modificar el equipo.

Lo más llamativo sucedió en el complemento, cuando Maignan, arquero del Lille, se cruzó con Corgnet, el 10 del Strasbourg, y ante la mirada del árbitro le tiró la pelota por la cabeza. Roja directa, sin discusión. ¿Y ahora, Bielsa? Marcelo le preguntó a De Préville y Benzia quién se animaba a ponerse los guantes y finalmente el delantero de punta se hizo cargo. Es más, ¡le tapó una mano a mano a Saadi! Pero al ratito nada pudo hacer con el desvío de Jonas Martín. Entonces, otra vez a cambiar: Amadou, el central, se puso el buzo de arquero (el de Koffi, el suplente) porque el Lille necesita otra vez a De Préville arriba. Sin embargo, ni eso le salió. Liénard, de penal, y Grimm, a distancia, decretaron el 3-0.

¡Compartí esta nota!

Comentarios
Comentarios