Sus creadores son un grupo de entusiastas de la astronomía, quienes utilizando datos topográficos recogidos por el Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA, realizaron la primera Luna en 3D, con una increíble precisión de sus cráteres, montañas y valles en 3D.

Oscar Lhermitte, un diseñador francés con sede en Londres está obsesionado con la Luna perfecta. Empezó navegar a través de imágenes de la NASA, pero cuando esto le fue insuficiente se contactó con el Instituto de Investigación Planetaria en Dinamarca para utilizar sus fotos. Después de innumerables horas para unir las diferentes imágenes, logró crear el primer modelo de Moon, como se llama el proyecto.

Cada luna es trabajada en el estudio de Lhermitte, girando dentro de un giroscopio que permite imaginar el centro de su propio universo. El diseñador afirma que “la luna no sería nada sin el sol”, razón por la cual se agrega la rotación solar que ilumina la pantalla. El resultado final es similar a los sistemas solares que giran y se ven en tantas ferias de la ciencia, sino que además tiene un brillo minimalista hiper-preciso.

 

Comentarios
Comentarios