Samantha Nagode, Romina Llanos y Paola Albarracín, tres mujeres de entre 29 y 38 años, crecieron y se criaron en la localidad bonaerense de Brandsen, en la ciudad de La Plata. Además tienen un lamentable hecho en común: fueron abusadas sexualmente entre sus 6 y 12 años por Carlos Daniel Elizalde, conocido también como el "Pochoclero", ya que vende pochoclo a metros de la comisaría. El pasado fin de semana, Elizalde atacó con un bate de beisbol a Sergio Nagode y Gabriela de Gaetano, padres de Samantha. Por este hecho, la madre sufrió un severo traumatismo de cráneo y estuvo 24 horas inconsciente, por lo que sigue internada. El padre, en tanto, sufrió heridas menos graves pero tuvo que ser atendido por varios episodios de mareos.

Elizalde, que al momento del ataque se econtraba junto a su mujer, su hijo y hasta su nieto, fue detenido por pedido del fiscal de Brandsen, Mariano Sibuet, quien lo imputó por el delito de "homicidio calificado en grado de tentativa". Sin embargo el juez de La Plata, Fernando Mateos, se mostró en desacuerdo con la decisión de Sibuet y decidió dejar en libertad al agresor.

Por esta razón, los vecinos de Brandsen se autoconvocaron en la plaza principal para manifestarse y pedir que Elizalde fuera puesto otra vez en prisión. Por las redes sociales circuló un mensaje que indicaba: “Abusó de 11 chicas, intentó matar a una mujer, y está libre. Justicia ya, tiene que estar preso”.

 

Vecinos autoconvocados en la plaza principal, frente a la comisaría de Brandsen

 

En declaraciones al diario platense El Día, Miguel Molina, abogado de la familia Nagode, aseguró que: “Nosotros podemos dar cuenta de tres denuncias por abuso sexual con acceso carnal”, quien informó que Samantha y Romina hicieron la denuncia entre 1999 y 2002, mientras que Paola recurrió a la Justicia en 2015 por amenazas. Las víctimas explicaron que: "Elizalde nos decía que si le contábamos a nuestros padres lo iban a matar y ellos terminarían presos”.

Comentarios
Comentarios