Un adolescente de 15 años golpeó brutalmente a un compañero de la misma edad en la Escuela San Francisco Solano de Río de Janeiro al 1200 de la ciudad de Rosario. Le aplicó un puñetazo porque lo había llamado "gordito" y le provocó la rotura del maxilar y la caída de cuatro dientes.

 

 

La mamá del jovencito agredido, contó a los medios que "eran amigos y no existía una situación previa de violencia". A tal punto, que el chico agredido solicitó a su madre que haga expulsar al agresor.

"Agustín está en reposo absoluto. Tiene que ingerir alimentos licuados. No puede tragar al menos por cuatro meses alimentos sólidos. Sufrió una fractura a nivel de los alveolos dentarios. Perdió cinco dientes y tuvo fractura de maxilar. El tratamiento va a terminar cuando tenga 21 años”, indico Gabriela, la madre del adolescente agredido.

Además relató que todo se produjo "con un comentario sobre la obesidad. Pasó corriendo un chico gordito, y Agustín le dijo a su compañero: mirá, ese gordito se parece a vos cuando eras chico. Y directamente le pegó un puñetazo. Lo extraño es que se conocen desde que eran chicos y nunca tuvieron un problema. No había un problema que venía de antes. Por eso estamos todos sorprendidos", afirmó la mujer, quien agregó que su hijo le pidió que "no haga expulsar al que le pegó. Pero eso no depende de mí. Depende de la institución".

"Agustín ya lo perdonó. No hubo pelea. Fue una trompada sola. No le pegó con un palo ni con un trozo de hierro. Fue una trompada. El año pasado mi hijo se ligó un golpe por haber derramado gaseosa y manchar la camisa de un compañero. Pero era otro chico", añadió.

Finalmente la madre del joven lesionado por la agresión dijo que la escuela "aún no tomó ninguna resolución al respecto. Dicen que no pueden expulsar al alumno, pero alguna medida tienen que tomar".

Comentarios
Comentarios