0

Científicos de la prestigiosa Universidad de Exceter que investigaban los orígenes hereditarios de la calvicie, decidieron realizar un estudio paralelo para determinar si a la herencia se suman razones de índole psico-social a la agudización de este terrible enfermedad.

Para ello encararon un sondeo entre el profesorado, el alumnado universitario y los habitantes de poblaciones cercanas (todos ellos de género masculino, obviamente) y, entre otros intersantes asuntos, descubrieron que el 87 por ciento de los calvos consultados (238 casos) se habían masturbado más de una vez al día entre los 13 y los 25 años.

Al investigar detenidamente el flujo de la hormona masculina testosterona en la sangre, se descubrió que, al contacto con la enzima 5-alfa reductase, ésta se convierte en Dihidrotestosterona (DHT).

El DHT afecta a folículos pilosos genéticamente propensos, los cuales se debilitan más conforme más tiempo pasan expuestos al DHT.

Esta degeneración de los folículos hace que los cabellos duren menos tiempo, crezcan cada vez más delgados y débiles, hasta que el folículo muere.

La deducción se basa en estudios realizados en los últimos años por médicos especialistas de un hospital de Utah (Estados Unidos).

En conclusión, según los sexólogos, la masturbación excesiva hace que la testosterona, una hormona esteroide mascula, se convierta en DHT (dihidrotestosterona), la que a su vez sobrecarga el organismo debilitando el folículo piloso.

0 · Comentarios