La minera canadiense Barrick Gold admitió hoy en un comunicado de prensa que "aproximadamente a las 18 horas de ayer tuvo lugar un evento en Lama, a raíz del deshielo de uno de los inviernos más intensos de las últimas décadas en esa zona de la cordillera".

"El evento se originó por la crecida del río Turbio cuyo caudal y arrastre de sedimentos alcanzó la capacidad máxima de las piletas de sedimentación, por lo que el agua fue conducida a través de un canal de contingencia construido para este propósito hacia el dique impermeabilizado, antes de su descarga en el río Las Taguas", dice el comunicado de la ya tres veces contaminante Barrick Gold.

 

Hoy se difundió un texto que dice "la mayor parte del agua que drena naturalmente del túnel en Lama sigue siendo tratada en la planta construida a tales efectos. Sin embargo una parte excedente no está ingresando al sistema para no sobrepasar la capacidad de tratamiento".

 

El titular del polémico ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, dispuso el envío inmediato a San Juan de una comisión para inspeccionar la zona.

 

 La  Barrick Gold anunció además que tras el derrame contaminante cerrará el túnel que damnificó a San Juan, el binacional que montó para transportar roca de Chile a Argentina. Los ambientalistas ya no le creen a la minera, la cual provocó varios vertidos de cianuro a los ríos del norte sanjuanino.

 

A su vez, Greenpeace y la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas reclamaron a Barrick Gold el "cierre definitivo de las operaciones en la zona Lama/Veladero", al tiempo que apuntaron al gobierno nacional como la autoridad que debe intervenir.

 

 

 

 

“Barrick debe irse y es el gobierno nacional el que debe ponerse los pantalones y defender nuestro ambiente. Pascua Lama aún no arrancó a producir y ya está contaminando”, sostuvo Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de glaciares de Greenpeace.


Este es el tercer derrame en menos de un año y medio -el primero ocurrió en septiembre de 2015 y el segundo en el mismo mes del año siguiente-, y según denuncia la Asamblea “Jáchal No Se Toca”, actualmente hay cinco ríos de San Juan que están contaminados por las operaciones de la minera que actúa "violando la Ley de Glaciares".


El lugar del nuevo derrame tóxico de Barrick Gold está protegido por la Ley de Glaciares y eso es responsabilidad del gobierno nacional”, afirmó Enrique Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas. Los ambientalistas informaron que el proyecto Pascua Lama está frenado por la justicia del lado chileno.

 

Comentarios
Comentarios