El director del PAMI, Carlos Regazzoni, afirmó hoy que esa obra social de los jubilados "no fue una isla en la Argentina de Lázaro Báez", al denunciar que en la gestión kirchnerista se gastaban "unos 500 millones de pesos anuales en compra de medicamentos que no iban a los afiliados y que iban a los circuitos mafiosos".

En una reunión conjunta de las comisiones de las Personas Mayores; Acción Social y Salud Pública; Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia de la Cámara de Diputados, Regazzoni reveló que al asumir el cargo encontró "un PAMI que está en una situación institucional terminal".

"Encontramos casos de corrupción gravísimos que ya hemos denunciado en la justicia. Hubo auditorías que denunciaban estas irregularidades que fueron ignoradas", indicó el funcionario, quien agregó que "el PAMI no fue una isla en la Argentina de (el empresario kirchnerista) Lázaro Báez".

En este contexto, aseguró que "a lo largo de los últimos diez años, las personas jubiladas de los sectores más pobres del país son las menos favorecidas", apuntó que durante ese período "la tasa de mortalidad fue inaceptablemente alta" y precisó que "tres millones de personas fueron las más abandonadas".

Durante su exposición en la Cámara baja, confió que gran parte de los medicamentos que compraba el organismo eran "para revender" e incluso señaló que se descubrieron "sitios de venta por Internet donde se vendían paquetes de panales del PAMI".

pami_.jpg

"Son más de 100 las autodenuncias de diferentes instituciones geriátricas que siguieron facturando hasta después de dos o tres años que un paciente había fallecido", sostuvo. Regazzoni se defendió de las críticas recibidas por la quita de cobertura de medicamentos y fue en este contexto que reveló que el organismo "gastaba 500 millones de pesos" en remedios que "se revendían en circuitos mafiosos".

Entre los desfalcos encontrados en la institución, mencionó los "más de 400 mil muertos en el padrón, remedios recetados a más de 7 mil afiliados fallecidos y desmanejos administrativos que tienen consecuencias directas sobre la calidad de atención que ofrece el PAMI". Además, denunció en un comunicado que "había clínicas fantasma que le cobraban al PAMI, viajes en ambulancia facturados que nunca existieron, sillas arrumbadas en depósitos, prótesis por las que se pagaban 4 o 5 veces más que su precio de mercado, y todo esto no lo vamos a ocultar", dijo.

Ante la consulta sobre los motivos de implementación del Plan de Medicamentos Sustentable, aseguró que "los fundamentos de la medida no son económicos, sino clínicos. Nuestros afiliados continúan teniendo la mejor cobertura de medicamentos del país y la región", añadió.

"Respeto de la lista de medicamentos mucho de lo que se dijo está equivocado, desconociendo la naturaleza real de una política que lo único que busca es revertir es este estado de situación", argumentó.
Asimismo, dijo que "hay gente que ha sido angustiada gratuitamente porque se ha dicho que en la lista había medicamentos oncológicos, y es falso".

Durante su paso por el Congreso, el titular del PAMI se negó a dar precisiones sobre la deuda que el Estado mantiene con la obra social de los jubilados.

Comentarios
Comentarios