El conflicto en las inmediaciones de la estación de Once se reactivó el viernes con nuevas protestas y cortes intermitentes de calles de un grupo de manteros que reclama ser censado para acceder a un beneficio prometido a los puesteros, registro que según una fuente del Gobierno de la Ciudad concluyó el jueves, pero un fuerte operativo policial dispersó a los manifestantes y detuvo a cinco personas.

Los incidentes comenzaron cuando el grupo que llegó temprano a la Agencia Gubernamental de Control (AGC), en Perón al 2900, con la intención de censarse, encontró cerrado el lugar, y se trasladó a la esquina de Bartolomé Mitre y Pueyrredón para exigir la presencia de las autoridades, y tras cortar la Avenida fue obligado a subir a la vereda por el personal policía apostado allí.

Una fuente del ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad explicó a Télam que “el censo terminó ayer-por el jueves-”. “El censo se realizó martes, miércoles y jueves”, agregó.

Frente a la convocatoria de personas que pedían ser registrados, la fuente oficial aseguró que el gobierno “está evaluando” la situación.

Cerca de las 11 un nuevo grupo de manteros se sumó al conflicto e inició discusiones con personal policial que formaba un cordón sobre la Avenida Pueyrredón impidiendo un nuevo bloqueo.

Pasadas las doce, camiones hidrantes se sumaron al operativo que cumplió la orden de no permitir el corte de calles y avanzó sobre los manifestantes que arrojaban palos y piedras, generando algunos incidentes y corridas.

Tras algunas refriegas, fueron detenidas cinco personas “por resistencia a la autoridad” , informó a Télam un policía, y finalmente la zona quedó liberada, aunque permanecieron las fuerzas de seguridad.

La estación de trenes de Once permaneció cerrada algunos minutos, tras lo cual volvió a funcionar normalmente el servicio, indicó a Télam una fuente de la empresa Trenes Argentinos.

Por su parte, el ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli, afirmó en diálogo radial que un total de 680 manteros fueron censados hasta el jueves y que a partir de ahora “se inicia una nueva etapa con la realización de cursos, el pago de impuestos y la incorporación a la economía formal”.

“A partir de la semana que viene todos aquellos que se hayan censados y completado el trámite de inscribirse en el monotributo social, y sacado una caja de ahorro en el Banco Ciudad, arrancan con un curso de capacitación de 60 días, y el día 61 van a disponer de un lugar en algunos de los dos predios dispuestos por el Gobierno en las cercanías de Once”, agregó el funcionario porteño.

Las personas que acudieron ayer a la protesta se quejaban por haber sido convocados para el censo y haber encontrado las puertas cerradas de la sede oficial.

Anibal Mariño, uno de los puesteros, aseguró a Télam que “lamentablemente vinimos ayer al censo pero nos dijeron que el cupo estaba cubierto. Hoy vinimos de nuevo y nos cerraron la puerta en la cara, nos cerraron la persiana. Por eso nos vimos obligados a cortar Pueyrredón, somos laburantes, queremos laburar, no queremos hacer quilombo, queremos trabajar”, señaló Mariño.

Denis, otra vendedora, dijo que “hoy íban a censar a partir de las 9 de la mañana, yo estoy con mi bebé haciendo cola desde las tres y cuando deberían haber abierto, no vino nadie, nos bajaron la persiana y nadie se hace cargo”.

El fiscal general adjunto de la Ciudad, Luis Cevasco, dispuso a inicios de la semana impedir la venta callejera, lo que ocasionó el martes el operativo de desalojo en Once, que derivó en las protestas de manteros y las posteriores negociaciones con autoridades de la Ciudad, hasta llegar el miércoles a un acuerdo, por el cual se prevé el traslado de los puestos a dos galpones ubicados en las inmediaciones de la plaza Miserere.

El pacto contempla además la realización de una capacitación de 60 días por la que los manteros recibirán un subsidio mensual de 11.700 pesos pagados por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que se está “solucionando un problema histórico, ya que Once es el lugar de mayor venta ambulante históricamente en toda la Argentina”.

En la jornada del viernes no se vio en la protesta a los representantes de manteros que negociaron con autoridades durante la semana, pero estuvieron en el lugar un centenar de personas que buscaba registrarse para recibir los beneficios.

En la causa interviene el juez contravencional Javier Buján, actualmente subrogado por Ladislao Endre, pero sólo para determinadas cuestiones, como la situación de los detenidos o los allanamientos.

Comentarios
Comentarios