El presidente Mauricio Macri inauguraba una planta potabilizadora de agua en Clorinda, Formosa, pero de manera inesperada recibió un golpe en la cabeza.

El viento en la localidad formoseña hizo de las suyas, tiró el mástil que tenía la bandera argentina y, de repente, golpeó la cabeza del Presidente, en pleno discurso.

"Haciendo estas obras generamos trabajo de calidad", fue la frase que dijo el Presidente cuando inesperadamente recibió el golpe.

Macri volvió a rechazar el proyecto de ley que prohíbe los despidos y que contempla la doble indemnización para los trabajadores echados.

Comentarios
Comentarios