Dos integrantes de la Patrulla Municipal de La Matanza aparecieron muertos en sus automóviles y si bien el resultado de las autopsias se conocerán mañana, todo indica que el fallecimiento se produjo a causa de la inhalación de monóxido de carbono.

En los primeros peritajes se comprobó que los cuerpos no presentaban lesiones y descartaron heridas de bala o arma blanca. Los fallecidos no eran policías ni ex policías, sino civiles, y habrían muerto por asfixia al encender la calefacción de sus patrulleros.

Los fallecidos son un joven de 25 años, de apellido Montiel, quien estaba en el automóvil asignado en las cercanías de la comisaría de Don Bosco, y Antonio Argañaraz, de 41, en las cercaní­as de Ciudad Evita.

 

Comentarios
Comentarios