"Me cansé y maté a mi mujer", le dijo el hombre que se identificó como Gustavo Javier Flores, de 38 años, a un operador de la línea de emergencias 911, después de haberle quitado la vida a su esposa Alejandra Marcela Polizzi, de 48 años. 

El hecho tuvo lugar en una casa ubicada en Capdevila al 1900, entre Granada y Unamuno, perteneciente al partido de Morón. Si bien el asesinato ocurrió ayer a la noche, el hombre confesó hoy a la mañana, después de haber convivido más de diez horas con el cuerpo de su mujer y su hijo de ocho años, quien fue testigo de toda la situación.

Aparentemente, el hombre habría tomado la decisión de matar a su mujer porque ella le habría sido infiel. 

Cuando Flores cortó la comunicación con el personal de la policía, esperó sentado a que llegara la policía para ser detenido. 

El atacante fue detenido en su casa, donde los efectivos secuestraron un cuchillo tipo carnicero repleto de sangre, que sería el arma homicida. Las primeras pericias determinaron que la mujer sufrió un profundo corte en el cuello.  

Flores fue trasladado a la comisaría tercera de Morón, donde fue culpado, en principio, por "homicidio". 

Comentarios
Comentarios