Un grupo de vecinos cortó anoche, durante más de tres horas, la autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Sarandí, para exigir la restitución del servicio eléctrico, en medio del fin de semana de recambio turístico.

La protesta comenzó cerca de las 20, entre el kilómetro 8 y el 9, primero en una y luego en ambas manos.

Los manifestantes encendieron neumáticos sobre la calzada y exigieron la restitución del servicio eléctrico en un amplio radio del partido de Avellaneda, afectado por un corte de luz que según dijeron los vecinos, se prolonga desde hace "tres días". 

Según datos del ENRE, en el partido de Avellaneda se registró un corte de energía que afecta a 1.699 usuarios que reciben suministro desde la subestación 9 de Julio.

Hacia las 23 y cuando el piquete, que generó trastornos en la circulación, ya llevaba tres horas, arribó al lugar un camión hidrante de la policía con varias decenas de efectivos de la Guardia de Infantería, provistos de armas lanza gases y escudos protectores.

Paralelamente, la empresa Edesur, responsable del corte de energía, prometía restablecer el servicio en un lapso de "dos horas", según dijeron voceros de las 400 familias afectadas que se apostaron en la autovía. Paulatinamente, entonces, la circulación se fue normalizando, aunque al principio se mantenían largas colas de vehículos.

La policía, no obstante, sugería a los automovilistas tomar por caminos alternativos ya que, según trascendió, en ese momento se producía otro corte a pocos kilómetros de allí. 

Comentarios
Comentarios